• Granada y León |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Los dueños de pequeñas zapaterías de Granada y de León se quejaron de las dificultades que enfrentan para conseguir pieles, y porque aquellos que logran conseguir algo para cumplir con los pedidos, tienen que desembolsar más dinero, pues los cueros se están exportando, tal como lo denunció la Cámara Nacional del Cuero, Calzado y Afines, Cancunic, aseguraron los afectados.

El Nuevo Diario intentó obtener la versión de algunos representantes de los mataderos en Managua sobre el tema, pero dejaron pendiente el tema.

Jorge Luis Mayorga, propietario de calzado “Jorffy Jec”, de Granada, manifestó que a inicios de este año el pie de cuero le costaba C$44.00, y ahora lo está comprando a C$48.00.

“El cuero lo están exportando salado hacia otros países, y a nosotros nos tienen manos arriba, sin poder trabajar”, denunció Mayorga, quien dijo que los nueve operarios de su negocio corren peligro de perder su puesto de trabajo, si la situación no mejora. En condiciones similares están los 50 empleados del calzado “Raúl Obregón”, cuya propietaria Mery Cisne aseguró que la producción sale día de por medio.

El propietario de “Jorffy Jec” criticó a la tenería La Fuente, que durante la apertura de la empresa se comprometió a mantener abastecido al gremio de cuero-calzado, algo que según dijo, no ha sucedido.

Por su parte, Miguel Gutiérrez, de Peletería Lustral, señaló que las marroquinerías granadinas están desabastecidas, porque las empresas están exportando la piel salada o cruda. “Nosotros también estamos perdiendo dinero a causa de este desabastecimiento”, dijo.

El ingeniero René Altamirano, de tenería La Fuente, explicó que la carencia de cuero se debe en gran medida a la disminución de la matanza industrial por la entrada del invierno, pero, además, a la alta exportación de cuero salado, que sale del país.

La Fuente tiene capacidad para procesar unas 2,000 pieles por día, pero ante la escasez, solo está procesando 800.

Altamirano advirtió que si el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio, Mific, no interviene, la situación seguirá teniendo un impacto negativo en las pequeñas industrias zapateras y marroquineras.

Inestabilidad laboral en León

Inestabilidad laboral y pérdidas económicas cuantiosas a micro, pequeños y medianos empresarios, es lo que expresaron los empresarios leoneses ante la crisis que ha provocado la falta del cuero.

Los empresarios teneros también se quejan de los altos costos de facturación por el servicio de energía eléctrica.

Ramón Macías, exdiputado y propietario de Tenería Farazón, de Sutiaba, con más de 30 años de dedicarse a este negocio, expresó que la situación los tiene preocupados.

“Tengo seis trabajadores fijos y 20 indirectos que trabajan en la empresa, además, brindo servicios de procesamiento a micro y pequeños teneros que carecen de los equipos industriales, pero tal como van las cosas, pronto tenderemos que recortar personal y disminuir el uso de la maquinaria para bajar costos de energía eléctrica”, comentó Macías.

La Tenería Farazón procesa 150 cueros diarios, los que comercializa en Masaya, Granada, Chontales y Boaco. Se ubica entre las medianas empresas, junto a Tejeza, Centroamericana, Águila y Carlos Alvarado.