•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La Fiscalía de Nicaragua acusó hoy a 21 personas de pertenecer a una red del narcotráfico internacional encabezada por el costarricense Alejandro Jiménez, alias "El Palidejo", principal sospechoso de ser el autor intelectual del ataque en el que murió el trovador argentino Facundo Cabral.

El fiscal especial de la Unidad Anticorrupción, Javier Morazán, interpuso la acusación en los juzgados de Managua por los delitos de narcotráfico, crimen organizado y lavado de dinero en contra de esa red en la que figura Karla Fariña, hermana de Henry Fariña, el promotor de espectáculos y supuesto blanco del ataque en el que falleció el artista argentino en julio del año pasado en Guatemala.

También contra el magistrado suplente del Consejo Supremo Electoral (CSE) de Nicaragua, Julio César Osuna, quien, según la Policía Nacional, estaba a cargo de facilitar documentos de identidad nicaragüense falsos a esa red, incluido a "El Palidejo".

Osuna es hermano de la presidenta del opositor Partido Liberal Constitucionalista (PLC), María Haydée Osuna, el colectivo que dirige el expresidente nicaragüense Arnoldo Aleman (1997-2002), el cual guardó hoy distancia del magistrado suplente.

Otros acusados son los colombianos capturados este sábado en el norte de Nicaragua, señalados de robar una avioneta privada en el aeropuerto internacional Eldorado, en Bogotá, el 18 de marzo pasado.

Ellos son Javier Darío Euscategui, de 46 años, y piloto comercial, y Gonzalo Rugeles Pérez, copiloto, de 47 años, que fueron capturados a bordo de un taxi, con placas nicaragüenses, a 45 kilómetros al norte de Managua.

Además, fueron acusados Felipe Mendoza, Ramón Rostrán, Henry Bermúdez, Carolina González, Ronald Rostrán, María Isabel Rayo, José Somarriba, detenidos este domingo por la Policía Nacional.

También acusaron a Guillermo Blandón, José Osuna, María Durley y Jorge Acevedo, que se encuentran prófugos, y otras seis personas.

Según la Fiscalía nicaragüense, esa red ofertaba droga a carteles mexicanos, guatemaltecos y hondureños, aprovechando almacenamientos que tenían en Costa Rica.

También simulaban la importación de vehículos de lujo averiados y su refracción en Nicaragua para justificar el flujo y movimiento de dinero, y se asociaban con grupos de transportistas para facilitar el traslado de droga por Centroamérica.

El magistrado suplente Osuna facilitaba documentos de identidad a los extranjeros miembros de su agrupación, para facilitar su ingreso y movilización por Nicaragua, según la acusación.

Cabral murió en el atentado del 9 de julio pasado en Guatemala, mientras que Fariña, el promotor de los espectáculos del artista argentino en la región, resultó con heridas.

Las autoridades han señalado a "El Palidejo" de ser el supuesto cerebro del atentado, y la familia de Fariña lo acusa de amenazar al empresario nicaragüense e incluso de haber tratado de secuestrar a su madre, Lidia Fonseca, para evitar una declaración en su contra.

"El Palidejo" está detenido en Guatemala en una cárcel de máxima seguridad mientras es procesado por los delitos de asesinato, asesinato en grado de tentativa y asociaciones ilícitas, por la muerte de Cabral.

El ataque supuestamente fue ordenado contra Fariña porque éste se habría apropiado de un cargamento de drogas de "El Palidejo", según la investigación de las autoridades.

Mientras Fariña, quien guarda prisión en el centro penal La Modelo, 23 kilómetros al norte de Managua, donde hay unos 4.000 presos, es procesado en Nicaragua por narcotráfico, lavado de dinero y crimen organizado.

La familia de Fariña ha denunciado una supuesta "trama" de la Policía Nacional en este caso y ha prometido presentar fotografías en la que supuestamente muestran la vinculación de altos mandos con su pariente.