•  |
  •  |
  • END

La condena en contra del poeta y sacerdote Ernesto Cardenal, provocó la reacción de varios de los intelectuales más reconocidos a nivel mundial, entre ellos el escritor uruguayo Eduardo Galeano, autor de “Las venas abiertas de América Latina”, quien calificó de “infame” la acción en contra del ex ministro de Cultura de la verdadera administración sandinista.

Los correos electrónicos en solidaridad con el padre de la orden trapense y promotor de la Teología de la Liberación, llegaron de plumas autorizadas en Suramérica, El Caribe, Estados Unidos y el Viejo Continente.

“Juicio infame de infame Gobierno”, escribió Galeano
Eduardo Galeano, reconocido escritor, crítico de las políticas neoliberales y gran amigo del gobierno sandinista de los años 80, mostró su repudio a las acciones judiciales en contra del sacerdote de la orden trapense.

“Toda mi solidaridad para Ernesto Cardenal, gran poeta, espléndida persona, hermano mío del alma, contra esta infame condena de un juez infame al servicio de un infame gobierno”, afirmó Galeano.

“Estas infamias te elogian, Ernesto. Te abraza, desde lejos, desde cerca”, agregó el escritor uruguayo que escribió en su obra “Patas arriba”, que “los violadores que más ferozmente violan la naturaleza y los derechos humanos, jamás van presos…ellos tienen las llaves de la cárcel”.

El juez Primero de Distrito de lo Penal, David Rojas, condenó por el delito de injurias a Cardenal y le ordenó pagar una multa de 20 mil córdobas, como producto de una querella interpuesta por el ciudadano de origen alemán Inmanuel Zerger.

El poeta aseguró que se trata de una “venganza política” del presidente Ortega, por la manera en que fue recibido y homenajeado en Paraguay, a donde asistió para la toma de posesión del mandatario Fernando Lugo, mientras el titular del Ejecutivo nicaragüense era repudiado por feministas que lo acusaron de violador de su hijastra Zoilamérica Narváez.

Cardenal se declaró públicamente en desacato de la sentencia de Rojas, a quien tildó de “danielista”. Incluso dijo estar dispuesto a ir a la cárcel antes que cumplir con el fallo que consideró “injusto e ilegal”, porque ya el sistema judicial lo había absuelto en diciembre del año 2005.

“No se atrevan a tocarlo”, advierte Skarmeta.

En la lista de correos solidarios con el poeta Cardenal apareció el escritor chileno Antonio Skarmeta, quien advirtió que lo más indicado es que no se aventuren a agredirle de ninguna manera.

“Dile a Ortega que aquí en Chile le decimos que no se atreva a tocar a Cardenal ni con el pétalo de una dama. Te abrazo”, escribió el intelectual chileno.

Pilar del Río, esposa del escritor José Saramago, calificó de “fuerte y valiente” la decisión de Cardenal de hacer pública la denuncia de la condena en su contra e hizo un llamado a tomar acciones para apoyarle.

“Supongo que habrá que hacer cosas: Cardenal tiene todo el respeto del mundo. Por su poesía, por su vida”, señaló del Río, mientras que Roberto Vargas, un activista de Derechos Humanos de Hispanos en Estados Unidos, escribió desde California: “Estimado Padre y Poeta Cardenal, NO ESTÁS SOLO/YOU ARE NOT ALONE!!!!”.

Carmen Bohórquez, directora General de Relaciones Internacionales del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, Coordinadora de la Red de Intelectuales y Artistas en defensa de la Humanidad, de Venezuela, saludó a Cardenal y se comprometió a informar inmediatamente a sus colegas de Bolivia sobre la situación que atraviesa en Nicaragua.


“No te perdonan por decir la verdad”

La puertorriqueña Luce López-Baralt, traductora de literatura, se sumó a las voces de apoyo al bardo nicaragüense y lamentó que a estas alturas tenga que estar enfrentando tales acciones en su contra.

“Sé bien de tu entereza (yo conozco tu alma como pocas personas) y de tu valor
incondicional. Pero me apena, de veras, que a estas alturas de tu vida, ejemplar en todos los sentidos, tengas que pasar por estos sinsabores totalmente innecesarios. La Revolución perdida, qué bien lo apuntaste. Sé que les es difícil perdonarte tu sinceridad y tu denuncia ante el mundo”, señaló López Baralt.

“Es indigno lo que está ocurriendo”, manifestó el traductor Bernard Desfretiéres, mientras que la escritota brasileña Ione Carvalho, escribió: “Puedo imaginar la tensión que esto puede significar para usted, pero estoy segura que no te colocarán en la cárcel, porque esto provocará un movimiento de repudio a Daniel (Ortega) de escala nacional e internacional”.

“No creo que se atrevan a meter en prisión a un hombre de 82 años, que fue el ministro de Cultura, pero uno nunca sabe, así que manténganme informado de todo lo que ocurra con el poeta Cardenal”, indicó Tamsin Mitchell, miembro de PEN INTERNACIONAL, una organización que promueve el fortalecimiento de las sociedades y las comunidades de diferentes culturas y los idiomas mediante la lectura y la escritura.

“Querido poeta Cardenal: Quiero manifestar de antemano mi apoyo a cualquier pronunciamiento que hagan los escritores nicaragüenses para denunciar la barbarie cometida contra usted. Lo que están haciendo Daniel Ortega y Rosario Murillo es un ejemplo más de la cobardía de este gobierno, que odia a los artistas y a los medios de comunicación que tienen opiniones independientes y criterio propio. Un abrazo y la lucha continúa”, fue el escrito de Daniel Ulloa, poeta joven nicaragüense residente en Alemania.

Los escritores nicaragüenses Sergio Ramírez, Gioconda Belli, Claribel Alegría, Daysi Zamora y Vida Luz Meneses, coincidieron en que se trata de una “venganza política” en contra del sacerdote, y aseguraron denunciarán internacionalmente esta acción de Ortega, a quien acusaron de manipular el Poder Judicial para castigar a sus adversarios y premiar a sus fieles.

A ellos se sumó ayer el poeta y ex director del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC), Julio Valle Castillo, quien hizo público su repudio, más que como escritor, como un “hijo moral e intelectual” del sacerdote.

“Me siento ofendido por lo que pretenden hacer con un hombre de la estatura del poeta Cardenal, uno de los rostros más reconocidos de la Revolución, porque lo están condenando con una zarzuela mal montada que se les puede revertir a sus autores, que quieren vengar furias y fobias del pasado”, dijo Valle Castillo.

“Esto --sostuvo-- desmiente la tal reconciliación, paz y amor que pregonan los que ostentan el poder. Imaginate qué ironía que a un hombre a quien le otorgan órdenes y reconocimientos en todo el mundo por su trayectoria y peso, quienes ostentan el poder en Nicaragua pretenden otorgarle una orden de captura”.

El elogio de Fidel
Valle Castillo recordó que la figura de Cardenal ha sido exaltada por el ex presidente cubano Fidel Castro, es decir, uno de los íconos más grandes de la izquierda Latinoamericana y mundial.

“Confieso, sin embargo, que veía en el padre Ernesto Cardenal, a diferencia de otros en la dirección de Nicaragua, una estampa del sacrificio y las privaciones cual monje medieval. Era un verdadero prototipo de pureza. Dejo a un lado otros que, menos consecuentes, alguna vez fueron revolucionarios, incluso militantes de extrema izquierda en Centroamérica y otras áreas, que después se pasaron con armas y bagajes, por ansias de bienestar y dinero, a las filas del imperio”, escribió Castro el 22 de enero de este año, al reconocer el papel de líderes de la estatura del presidente brasileño Lula.