•  |
  •  |
  • END

A pesar de que una familiar de los descendientes del General Augusto C. Sandino les dio una lección de patriotismo a los concejales de Managua, las bancadas del FSLN y del PLC, tras sendas llamadas telefónicas, boicotearon ayer una iniciativa del edil capitalino Dionisio Marenco.

La iniciativa iba encaminada a que los concejales aprobaran una moción destinada a nombrar la rotonda de la carretera a Masaya -–donde se inicia la avenida Jean Paul Genie-- General Augusto C. Sandino y construir un monumento al mismo.

Mediante “zancadillas” y argumentos legalistas que utilizaron el jefe de los concejales sandinistas, Edgardo Cuarezma, y una integrante de la bancada del PLC, se logró que la propuesta de Marenco fuera rechazada porque solamente obtuvo cinco votos.

Esos votos fueron el del edil y los cuatro concejales de la bancada independiente, mientras que la mayoría, el FSLN y los del PLC, terminaron con la propuesta. El profesor Róger Mayorga llamó a El Chile, a Arnoldo Alemán, y éste les ordenó que votaran junto a los sandinistas para que no pasara la moción de Marenco, según denunció el concejal independiente Carlos Valle.

Funcionó el pacto liberosandinista
Trece concejales sandinistas y liberales votaron para que la iniciativa pasara a la Comisión de Gobernabilidad, la que a juicio del concejal Valle, “dormirá el sueño de los justos”, porque esa estructura interna del Concejo “la controlan los del pacto liberosandinista”.

“Con el tiempo que queda para que termine el actual periodo del Concejo, es mentira que esa propuesta del alcalde Marenco se va hacer efectiva”, añadió Valle al ser consultado por los periodistas.

Durante el debate se abrieron heridas que supuestamente habían sido sanadas sobre la forma como unos escoltas del entonces jefe del Ejército, Humberto Ortega, le dieron muerte al joven Jean Paul Genie la noche del 28 de octubre de 1990.

También quedó al descubierto el interés de boicotear al edil, porque hasta en la presentación de un informe de su gestión, correspondiente al primer semestre del año, salieron los “dardos”, ya que alguien de la bancada del FSLN propuso que lo enviaran a comisión para revisión.

Lección de dignidad
Durante la sesión fue invitada a hablar ante el plenario Marbely Castillo, nuera de la hija de Sandino, doña Blanca Segovia Sandino, quien agradeció el gesto del edil capitalino, pero aprovechó el estrado para darles a los concejales y visitantes una lección de dignidad.

La esposa del nieto del General Sandino manifestó que era la primera persona encantada de que en esa rotonda haya un monumento a Sandino. “Para la familia sería muy gratificante, y quizá, para muchos de ustedes, hablar de Sandino es hablar del hombre que sacó de nuestro país a los norteamericanos que nos habían invadido”.

Marbely dijo: “Me gustaría decirles, en carácter personal, como nicaragüense que soy y amante de la memoria de Sandino, que me sorprende enormemente escuchar aquí hablar de formalismo para erigir un monumento del que sabemos que no hay tiempo”.

El vicealcalde Nery Orochena indicó que el Concejo es soberano de poder decidir mediante una resolución y nombrar esa rotonda como Augusto C. Sandino.

Al final de la sesión, el edil capitalino expresó que le daba mucha tristeza lo ocurrido en el Concejo, “porque es algo increíble que la misma bancada sandinista haya usado un truco legal” para no aprobar la propuesta.

Dijo que él la hizo así “porque ya no tenemos tiempo para hacer nada, y me pareció que una manera de despedirnos era hacer eso, y nunca esperé eso de la bancada sandinista. Me parece que cualquier cosa que yo proponga va a ser boicoteada, y ahora ya sabemos a qué atenernos”.

Confirmó el edil que el jefe de la bancada sandinista antes de la votación se levantó a hacerle una llamada telefónica a su jefa de los CPC.