•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Secretaría Ejecutiva del Sistema Nacional de Atención, Prevención y Mitigación de Desastres, Sinapred, decretó ayer la alerta amarilla en la cuenca del Río San Juan, tras comprobarse a lo largo de la carretera tica construida a orillas del río, más de 100 sitios críticos, principalmente procesos de erosión, sedimentación e interrupción de corredores biológicos naturales.

Mientras tanto, en Costa Rica el ministro de Comunicación, Francisco Chacón, expresó que “se ha sobredimensionado el problema”.

“La Secretaria Ejecutiva del Sinapred, siguiendo instrucciones del Presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, en coordinación con el Instituto de Estudios Territoriales y el Estado Mayor de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, hace saber que se declara el Estado de Alerta Amarilla, en el Departamento y la Cuenca del Río San Juan de Nicaragua; y que con base al artículo 31 de la Ley 337, los Alcaldes Municipales están facultados para tomar las medidas necesarias y decretar las alertas correspondientes”, detalla textualmente el comunicado del gobierno nicaragüense.

Mitigacion inexistente

El daño provocado por la construcción de la carretera tica es tal, que no existen medidas de mitigación posibles.

“En el corto plazo se verán afectadas las poblaciones que habitan en las márgenes del río, tanto en lo que se refiere a sus labores productivas --pesca y otras actividades económicas--, así como el acceso a los suministros de los bienes y servicios que requieren para su subsistencia”, agrega el comunicado de Sinapred.

Por su parte, el delegado de Inpesca de Nicaragua, Javier Arana, indicó que los pescadores artesanales que trabajan dentro de 3 millas náuticas del río, tendrán ahora que arriesgar más sus vidas y buscar equipo más sofisticado, pues la sedimentación ha causado que el agua sea turbia hasta las 10 millas náuticas, y, por ende, los peces y camarones están más lejos.

Arana aseguró que por esta situación serán afectadas 45 familias de pescadores artesanales.

En tanto, el coordinador de Transporte Acuático del Río San Juan, José Cipriano Peña, aseguró que los bancos de arena que formó la sedimentación harán que aumente la dificultad y el costo del transporte por quintal.

La alerta amarilla decretada al mediodía de ayer por el Sinapred, es por la gravedad ambiental que se ha provocado al Río San Juan en los 160 kilómetros de construcción de la carretera costarricense, obra que ha generado críticas de sectores ambientales del vecino país del sur, por el mal manejo de los fondos para su construcción, parte de los cuales fueron aportados por la Comisión Nacional de Emergencias, CNE.

Más problemas por lluvias

La gravedad del problema aumenta, luego de que pronósticos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, Ineter, indican que en los próximos días, en la zona del Río San Juan, se originarán lluvias de moderadas a intensas, lo que incrementará el impacto observado hasta el momento sobre el relieve, litología, composición de los suelos, zonas de alteración hidrotermal, sistemas de fallas y fracturas de edades a lo largo del afluente nicaragüense.

Code activados

Por ello, el Sinapred activará el funcionamiento del Centro de Operaciones de Desastres Nacional, Code, en el Río San Juan y en los municipios afectados por el desastre ambiental.

De igual manera, se activarán y ejecutarán los planes de contingencias institucionales, sectoriales, departamentales y municipales.

Ante la emergencia de alerta amarilla, el Sinapred activará también el teléfono convencional 22809915, para atender en 24 horas cualquier eventualidad que se presente producto de las intensas lluvias.

Ticos minimizan daños

Sin embargo, el ministro de Comunicación costarricense, Francisco Chacón, dijo ayer en conferencia de prensa que “se ha sobredimensionado el problema”, y aseguró que existe un plan de mitigación de daños ambientales por parte de Costa Rica, señalando que los daños solo se han causado en el territorio costarricense.

Chacón justificó que el decreto de emergencia de Chinchilla permitió obviar requisitos como los estudios de impacto ambiental para responder rápido ante acontecimientos externos.

Por su parte, el ministro tico de Ambiente, René Castro, expresó que la zona donde se construye aún la carretera, tiene mayoritariamente potreros utilizados para ganadería, y que en los sitios donde había bosques, se está mitigando el daño.