•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El exmagistrado suplente del Consejo Supremo Electoral, Julio César Osuna Ruiz, no solo cooperaba con el narcotráfico emitiendo cédulas a miembros del crimen organizado. Aprovechándose de la inmunidad que le daba la magistratura, por lo menos dos veces al mes viajaba a San José, Costa Rica, para entregar el dinero producto de la venta del narcotráfico a sujetos vinculados a la red de “El Palidejo”, según la acusación del Ministerio Público.

Osuna

 

La cantidad de efectivo, indicó la Fiscalía en su acusación, oscilaba entre US$700,000 y US$1,000,000.00. “Dicho dinero era trasladado en maletas y se lo entregaba al panameño Daniel Sánchez”, en el Paseo Colón, de la capital costarricense.

Osuna era acompañado por un hombre a quien solo identifican como José. Un testigo, funcionario de Migración en Peñas Blancas, refirió que “José” portaba pasaporte nicaragüense, y lo describió como un hombre “recio, piel clara, de casi 50 años y con el cabello hacia atrás”.

“El dinero era trasladado en maletas de viajes en tres vehículos: una camioneta Toyota Land Cruiser, del Consejo Supremo Electoral; una Toyota Hilux, de Osuna y un automóvil Honda Accord tipo deportivo”.

La acusación no precisa si la Toyota Hilux doble cabina, azul, placa M066572, con la circulación a nombre del CSE, ocupada el día que allanaron la vivienda de Osuna, es la misma que supuestamente usaba para trasegar el dinero narco.

“Antes de pasar, él indagaba cómo estaban las medidas de control en el puesto fronterizo de Peñas Blancas. En una ocasión, cuando el acusado Julio César Osuna Ruiz transportaba dinero, Félix Bejarano, jefe del puesto de Policía, intentó requisar el vehículo y el acusado inmediatamente sacó su pasaporte diplomático, y manifestó que andaba cumpliendo misiones propias de su trabajo como magistrado suplente del CSE”.

Durante la ocupación a su vivienda, ubicada en el kilómetro 18.2 Carretera a Masaya, la Policía Nacional encontró tres pasaportes a su nombre, dos de ellos diplomáticos (A0007161 y A 0007230) y uno ordinario (C 1120691).

Según la acusación, Osuna y el hombre identificado como José, “rompen relaciones porque” al exfuncionario “le roban una gran cantidad de dinero, lo que ocasionó la desconfianza de José hacia Julio César Osuna Ruiz”.

Luego de este suceso, Osuna Ruiz “se queda únicamente proporcionando cédulas nicaragüenses a los miembros de la organización narco, a cambio de dinero”.

Viajaba a Honduras

La Fiscalía detalló que antes de llevar el dinero a Costa Rica, Osuna enviaba a su conductor-escolta, José Francisco Somarriba, a Honduras, con el fin de “recibir y transportar hacia Nicaragua el cargamento de dinero que la organización recibía como pago por los servicios de transporte de drogas”.

Acto seguido, se reunían en el Hotel Plaza Guanacaste, ubicado en el kilómetro nueve y medio de la Carretera a Masaya, donde Osuna Ruiz recibía el dinero y luego partía hacia San José.

Así emitía las cédulas

La acusación del Ministerio Público revela que María Isabel Rayo Orellana gestionaba las cédulas de los miembros de la organización vinculada a “El Palidejo”, solicitando como único requisito dos fotografías tamaño carnet y cobrando entre US$1,000 y US$1,500.

Luego se ponía en contacto con Osuna o, en su defecto, con el hermano de este. El exmagistrado suplente entregaba a su asesor, Jorge Luis Acevedo López, un formulario de reposición de cédula y un listado de las personas fallecidas en la zona norte del país.

“Una vez recibidos esos documentos, este (Acevedo López) se los entregaba a un operador de fábrica que elaboraba las cédulas con una nota de autorización emitida directamente por Osuna Ruiz. La impresión se realizaba en un tiempo máximo de tres días. Una vez impresas, la secretaria de Osuna, Carolina González, firmaba y retiraba las cédulas y se les entregaba” al exfuncionario.

Osuna Ruiz, a su vez, se las entregaba a María Isabel Rayo Orellana, quien le concedía al exmagistrado suplente la mitad de lo cobrado a los miembros de la organización criminal. Carolina González, en cambio, recibía entre US$200 y US$300 por cada gestión.

Le ocupan más de 20 cédulas

A las 6:30 de la mañana del pasado domingo, la Policía Nacional detuvo a Osuna Ruiz en su casa de habitación, donde le ocupó 25 fotocopias de cédulas y cédulas originales, un comprobante de este documento de identidad, seis certificados de nacimiento y tres pasaportes, uno de ellos provisional.

Le quitaron la Toyota Prado asignada por el CSE, una Toyota Hilux doble cabina, azul, cuya circulación vehicular también está a nombre del CSE, y un automóvil Mitsubishi modelo Galant, a nombre de Omega Sociedad Anónima.

Así también, una pistola Mitchell calibre nueve milímetros, cuatro celulares y “documentos relacionados con la Contraloría General de la República”.

“El Palidejo”: nica desde 2008

Alejandro José Jiménez, también identificado como Fernando Alejandro Jiménez, alias “El Palidejo”, obtuvo su cédula nicaragüense el 15 de mayo de 2008, compareciendo como testigos Karla Elizabeth Fariñas Fonseca y Dina Ester Rosales.

Previamente, en abril de ese mismo año, solicitó reposición de partida de nacimiento con el nombre de José Fernando Díaz Treminio. Estas gestiones fueron realizadas por el hermano de Osuna, José Francisco Osuna Ruiz. “El Palidejo” obtuvo la partida de nacimiento número 0347, tomo 8577, folio 0347, y supuestamente es nacido en Tipitapa.

Sin embargo, “El Palidejo” no solo tenía cédula nicaragüense. El 22 de enero de 2009 tramitó su pasaporte, y obtuvo el C 1624646, a nombre de José Fernando Treminio Díaz.

Durante la captura del hermano del exmagistrado, José Francisco Osuna Ruiz, la Policía Nacional le ocupó un carnet de la Dirección General de Migración y Extranjería.

Los delitos

Julio César Osuna Ruiz y otras 10 personas son acusados por transporte internacional de estupefacientes, psicotrópicos y otras sustancias controladas, lavado de dinero, crimen organizado y falsedad ideológica.

El Código Penal en su artículo 285 establece que comete delito de falsedad ideológica quien inserte o haga insertar en un documento o instrumento público, declaraciones falsas, concernientes a un hecho que el documento deba probar.

Los acusados son: Felipe Mendoza, Ramón Rostrán, Henry Bermúdez, Carolina González, Ronald Rostrán, María Isabel Rayo, Karla Fariñas, José Somarriba, Javier Euscategui y Gonzalo Rugeles. Están prófugos Guillermo Blandón, José Francisco Ozuna, María Durley Vílchez y Jorge L. Acevedo.