•  |
  •  |
  • END

La convención demócrata de Denver (oeste) proclamó este miércoles por aclamación al senador Barack Obama como su candidato a las elecciones presidenciales del 4 de noviembre, en las que podría convertirse en el primer presidente negro de Estados Unidos.

Los delegados aprobaron por aclamación la candidatura de Obama, de 47 años, a petición de Hillary Clinton, la senadora derrotada en las primarias y que no dejó de llamar a la unidad del partido desde el inicio el lunes de la convención, para derrotar al republicano John McCain en las elecciones.

En nombre de su Estado de Nueva York y por “espíritu de unidad”, la ex primera dama pidió la suspensión de la votación, cuando el resultado era de 1,549 votos para Obama y 341 para ella. La mayoría para la investidura estaba fijada en 2.210.

Nuevamente ovacionada
Los delegados ofrecieron una nueva ovación a Clinton, tras su emotivo discurso de la víspera en la convención, cuando pidió el apoyo a su ex rival.

“Barack Obama es mi candidato y debe ser nuestro presidente”, declaró, antes de subrayar la importancia de derrotar a McCain, quien debe ser proclamado candidato la próxima semana en St-Paul (norte), durante la Convención Republicana.

Desde el inicio de la convención el lunes, los demócratas trataron de dar una imagen de unidad y cerrar las cicatrices que quedaron abiertas entre los partidarios de la ex primera dama, que dio libertad a sus cerca de 2 000 delegados para votar por Obama, momentos antes del inicio de la votación.

También a Biden
Los delegados aprobaron al mismo tiempo la candidatura a la vicepresidencia de Joe Biden, el veterano y experimentado senador por Delaware, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, cuyo nombre fue anunciado el pasado sábado, justo antes del inicio de la convención.

Biden, quien es blanco y que aporta a Obama experiencia en política exterior, tiene previsto ofrecer un discurso durante la noche a los delegados, que también están a la espera de lo que diga el ex presidente Bill Clinton (1993-2001). El ex mandatario fue uno de los principales críticos del senador por Illinois (norte) durante las primarias.

El enigma Clinton
Clinton, quien acusó a Obama de intentar atacarlo con el tema racial, parece no haber tomado bien la derrota de su esposa. Informes de prensa que citan a asesores no identificados aseguran que el ex presidente no asistirá al discurso de aceptación de Obama, que será pronunciado ante unos 70.000 partidarios en un estadio de fútbol americano la noche del jueves.

Los republicanos, por su parte, destacaron que la senadora por Nueva York no haya dicho que Obama esté listo para servir como comandante en jefe y que en su discurso haya tenido una conexión política, y no personal, con el candidato.

La respuesta clave
“Ella nunca contestó la pregunta clave, que es si él está preparado para ser presidente, y que es el argumento que ella usó durante las dramáticas primarias”, dijo el ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani.

Los votos que Clinton recibió en las primarias son vitales para Obama, ya que en los últimos sondeos no aventaja por mucho a su contrincante.

La propia Hillary Clinton podría además ser importante en la campaña de los demócratas para lograr el apoyo de los hispanos, que pueden ser determinantes en los Estados de Nuevo México, Nevada, Colorado y Florida.

Michelle con hispanos
Michelle Obama, la esposa del candidato, ofreció un discurso ante los delegados hispanos, unas horas antes de la votación, y dejó claro que su conexión es inferior a la de la ex primera dama, que logró dos tercios de los votos latinos en las primarias.

Eso sí, su mayor ovación se la llevó cuando prometió la regularización de millones de indocumentados y un acceso rápido a la ciudadanía, para que nadie deba “temer las redadas” que multiplican las autoridades migratorias desde hace un par de años.