Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

En el marco del 28 Aniversario de la Cruzada Nacional de Alfabetización, en nombre del Gobierno, del pueblo nicaragüense y del FSLN, el Canciller de la república, Samuel Santos López, entregó reconocimientos especiales a jóvenes españoles que contribuyeron, junto a la juventud nicaragüense en la erradicación del analfabetismo.

Hace 28 años, 50 jóvenes españoles tomaron sus mochilas y decidieron acompañar al pueblo de Nicaragua en la lucha por erradicar el oscurantismo y el analfabetismo, en el que se encontraban las y los nicaragüenses.

El Canciller Santos, al expresarles el agradecimiento del pueblo de Nicaragua, recordó que luego de 50 años de dictadura somocista, esa hermosa gesta educativa, considerada como una segunda liberación nacional por sus alcances, repercusiones humanas y sociales; permitió la reducción de la tasa de analfabetismo de un 50,35% a 12,96% en tan sólo cinco meses. Por semejante hazaña, Nicaragua se hizo merecedora del premio Nadezhda K. Krupskaya que otorga la UNESCO.

Ese esfuerzo --señaló Santos-- fue menospreciado por los sucesivos gobiernos neoliberales que precedieron al gobierno sandinista, lo que provocó que la tasa de analfabetismo volviera a remontarse “a niveles criminales para nuestro pueblo”.

Santos afirmó que por indicación del Presidente Ortega, el objetivo para 2009 será declarar a Nicaragua territorio libre de analfabetismo.

Para ello se desarrollan el programa “Yo sí puedo” y un conjunto de acciones dirigidas a fortalecer las capacidades educativas del país. “Estamos trabajando arduamente para lograr la disminución del analfabetismo a una tasa del 5% o menos”, proclamó.

En el acto de entrega de reconocimientos, Nicaragua rindió homenaje especial a la memoria de cuatro compañeros españoles fallecidos desde el final de la Cruzada Nacional de Alfabetización, a la vez se distinguió con la “Orden X Aniversario”, al militante sandinista y activo trabajador por la solidaridad del pueblo español con el pueblo de Nicaragua, Francisco (Paco) del Teso, por su vocación por la libertad y su compromiso con una Nicaragua mejor.

El Canciller Santos, en nombre del pueblo de Nicaragua, también hizo entrega póstuma de una placa de reconocimiento a la memoria del entrañable compañero sacerdote español, José Manuel Bárcena, por su incansable labor a favor de la libertad y la solidaridad internacional. Fue el impulsor y creador de 14 comités de Solidaridad con el pueblo de Nicaragua, sólo en Asturias, donde continúan su labor a favor de nuestro país y de América Latina.