Melvin Martínez
  •  |
  •  |
  • END

Decenas de madres con niños en sus brazos llenaron las afueras de la Sala de Emergencias del Hospital Infantil “Manuel de Jesús Rivera” “La Mascota”. El incremento desmedido de casos de la enfermedad obligó a las autoridades de esta unidad de salud a decretar “estado de emergencia”, informó ayer el director de nosocomio, doctor Gerardo Mejía.

En la mayoría de casos la sintomatología es la misma: tos, fiebre y dificultad para respirar, indicios de probable neumonía.

“Es un virus que está afectando a niños menores de un año, muchos se complican y desarrollan neumonía. En nuestro hospital la principal causa de muerte y hospitalizaciones es esa enfermedad, es importante que la población tome las medidas necesarias, no hay que automedicar a los niños y hay que estar muy pendientes de su estado de salud”, dijo el galeno.

El temido sincitial
Se refería al virus conocido como sincitial respiratorio, causante de la Infección Respiratoria conocida como bronquiolitis.

“No se ha declarado una epidemia porque no todos los hospitales del país están saturados, a lo interno hay un estado de emergencia, pero no nacional”, refirió.

“Muchos niños se complican, sus padres no acuden a los Centros de Salud y desarrollan neumonía”, se lamentó Mejía.

Durante agosto 26 niños han fallecido en este centro asistencial. Otros cinco se encuentran en la Sala de Cuidados Intensivos y su pronóstico es reservado. La cifra es alarmante si se toma en cuenta que 33 niños fallecieron en todo el primer semestre del año.

“Estamos tratando de ver cómo hacemos para reforzar el turno las 24 horas del día. Es un problema bastante costoso para el hospital”, señaló.

De 269 niños hospitalizados, 103 son por Infecciones Respiratorias Agudas.”Ahí incluimos neumonías, niños con asma descompensada y bronquitis”, dijo. Entre las medidas paliativas “La Mascota” ha adquirido media docena de ventiladores para sumar 25 en total.

La doctora Maribel Hernández, Directora del Hospital Vélez Páiz, dijo ayer que tomaron medidas administrativas y se reforzaron con medicamentos para poder hacer frente a la epidemia.

Madres preocupadas
En el Hospital “La Mascota”, Martha González mantenía una máscara de oxígeno en la cara de su pequeño hijo, Carlos, de 4 años, quien se mantenía recostado sobre su pecho.

“Este virus me tiene preocupada, el niño tiene seis días de andar trancadito, tengo que venir a que lo nebulicen y lo revisen para que no se me grave más”, dijo triste la mujer oriunda del barrio “Jonathan González”.

A la par de Martha otras madres aplicaban terapias a sus hijos, mientras otras desesperadas solicitaban a los médicos que atendieran pronto a sus retoños.