•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Este lunes se espera que las organizaciones de ganaderos se reúnan con representantes de la industria láctea de Managua, para negociar la compra de más leche, mientras no se solucione el problema del precio que tienen los productores con las plantas de acopio, ubicadas en las zonas productivas del país.

El coordinador de la Asociación de Productores del Norte, Centro y Sur de Nicaragua, Hollman Marín Marín, explicó que en esta reunión se busca un consenso con los industriales, y con el ministro Agropecuario y Forestal, Ariel Bucardo, para lograr que los empresarios recolecten más leche en las zonas donde operan las empresas que procesan queso y acopian leche, pero que son señaladas de pagar menos del valor real del producto.

Marín explicó que dependiendo del resultado de estas negociaciones, se tiene programada otra reunión para el martes o miércoles de la semana entrante, con todos los sectores, y, mientras tanto, se mantiene la posición de que los productores no entreguen leche a los acopiadores.

Sin embargo, los ganaderos se encuentran divididos, porque algunos decidieron continuar entregando la leche, al mismo tiempo que varias plantas de acopio del producto tomaron la iniciativa de cerrar sus operaciones temporalmente, hasta que no haya una salida a la crisis.
En Chontales se vende leche
En Chontales, algunos productores han decidido vender su leche. El gerente de la Cooperativa de Servicios Múltiples del municipio de Santo Tomas, Orlando Bravo, dijo no tener problema con el acopio de la leche, ya que los 450 productores les están vendiendo a ellos el producto a C$25 el galón.

Según Bravo, ellos acopian 44,000 galones de leche diario, de los cuales 13,000 son vendidos a las industrias Milac y Centrolac, y el restante lo procesan en quesillo fundido, producto que es exportado a El Salvador.

El productor Marvin Moraga Bravo, de la comarca Las Pavas número 1, del poblado de Muhan, jurisdicción de Villa Sandino, Chontales, expresó, en representación de 34 productores que conforman dicho poblado, que desde el viernes pasado no le están vendiendo leche a la Cooperativa Ríos de Leche, del municipio de Santo Tomás, hasta que lleguen a un acuerdo satisfactorio para el productor y las industrias.

Detalló que a esa cooperativa le estaban vendiendo 700 galones de leche diario a C$16, precio que calificó de muy bajo.

Por su parte, Israel Umanzor, dueño de la planta “La Umanzor”, ubicada en el kilómetro 213, carretera a El Rama, aseguró que con la suspensión de la venta de leche que le hicieron los productores desde este viernes, deja de percibir 1,500 galones del producto, que equivale a C$108,000 diarios.

Añadió que diariamente estaban acopiando 4,500 galones de leche, que en su mayoría lo procesan en quesillo, que luego iba a El Salvador, y que no está de acuerdo conque se detenga la entrega del producto.

Al menos en la región central del país, unos 12 acopiadores de leche no están realizando esta actividad por la suspensión de las entregas que han hecho los productores, según Umanzor.

Plantas cierran
En Río San Juan y en Zelaya Central, las cuatro plantas de acopio de leche decidieron cerrar sus operaciones temporalmente, y emitieron un comunicado donde expresan apoyar la demanda de los ganaderos, pero que  prefieren esperar que las cosas se solucionen para resguardar la seguridad de los trabajadores.

En el comunicado, los acopiadores se “disculpan” por no poder acopiar la leche, “pero en cuanto se mejore la situación, reiniciaremos las relaciones comerciales”.

En esta zona, los ganaderos han acatado la orden de no ordeñar el ganado hasta que haya una solución a sus demandas.

El empresario salvadoreño representante de Lácteos El Zapote, Miguel Benítez, manifestó que la empresa paga C$20 por el galón de leche, y el estar inactivo le genera “cuantiosas pérdidas”, aunque afirmó que tiene las bodegas abastecidas  para todo junio.

Lácteos El Zapote es una de las empresas que decidió cerrar sus operaciones temporalmente, y acopia un promedio de 38,000 litros por día.

(Con la colaboración de Yaneth  Oporta)


Marín explicó que dependiendo del resultado de estas negociaciones, se tiene programada otra reunión para el martes o miércoles de la semana entrante, con todos los sectores, y, mientras tanto, se mantiene la posición de que los productores no entreguen leche a los acopiadores.
Sin embargo, los ganaderos se encuentran divididos, porque algunos decidieron continuar entregando la leche, al mismo tiempo que varias plantas de acopio del producto tomaron la iniciativa de cerrar sus operaciones temporalmente, hasta que no haya una salida a la crisis.

EN CHONTALES SE VENDE LECHE
En Chontales, algunos productores han decidido vender su leche. El gerente de la Cooperativa de Servicios Múltiples del municipio de Santo Tomas, Orlando Bravo, dijo no tener problema con el acopio de la leche, ya que los 450 productores les están vendiendo a ellos el producto a C$25 el galón.
Según Bravo, ellos acopian 44,000 galones de leche diario, de los cuales 13,000 son vendidos a las industrias Milac y Centrolac, y el restante lo procesan en quesillo fundido, producto que es exportado a El Salvador.
El productor Marvin Moraga Bravo, de la comarca Las Pavas número 1, del poblado de Muhan, jurisdicción de Villa Sandino, Chontales, expresó, en representación de 34 productores que conforman dicho poblado, que desde el viernes pasado no le están vendiendo leche a la Cooperativa Ríos de Leche, del municipio de Santo Tomás, hasta que lleguen a un acuerdo satisfactorio para el productor y las industrias.
Detalló que a esa cooperativa le estaban vendiendo 700 galones de leche diario a C$16, precio que calificó de muy bajo.
Por su parte, Israel Umanzor, dueño de la planta “La Umanzor”, ubicada en el kilómetro 213, carretera a El Rama, aseguró que con la suspensión de la venta de leche que le hicieron los productores desde este viernes, deja de percibir 1,500 galones del producto, que equivale a C$108,000 diarios.
Añadió que diariamente estaban acopiando 4,500 galones de leche, que en su mayoría lo procesan en quesillo, que luego iba a El Salvador, y que no está de acuerdo conque se detenga la entrega del producto.
Al menos en la región central del país, unos 12 acopiadores de leche no están realizando esta actividad por la suspensión de las entregas que han hecho los productores, según Umanzor.

PLANTAS CIERRAN
En Río San Juan y en Zelaya Central, las cuatro plantas de acopio de leche decidieron cerrar sus operaciones temporalmente, y emitieron un comunicado donde expresan apoyar la demanda de los ganaderos, pero que  prefieren esperar que las cosas se solucionen para resguardar la seguridad de los trabajadores.
En el comunicado, los acopiadores se “disculpan” por no poder acopiar la leche, “pero en cuanto se mejore la situación, reiniciaremos las relaciones comerciales”.
En esta zona, los ganaderos han acatado la orden de no ordeñar el ganado hasta que haya una solución a sus demandas.
El empresario salvadoreño representante de Lácteos El Zapote, Miguel Benítez, manifestó que la empresa paga C$20 por el galón de leche, y el estar inactivo le genera “cuantiosas pérdidas”, aunque afirmó que tiene las bodegas abastecidas  para todo junio.
Lácteos El Zapote es una de las empresas que decidió cerrar sus operaciones temporalmente, y acopia un promedio de 38,000 litros por día.

(Con la colaboración de Yaneth  Oporta)