•   Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Los retirados del Ejército de Nicaragua en Matagalpa, miembros del Consejo Nacional de Defensores de la Patria "Camilo Ortega", advirtieron que 70 de sus miembros iniciarán en los próximos días una huelga de hambre en la entrada de la Secretaría del Frente Sandinista, que sirve de Casa Presidencial, para que el mandatario nicaragüense, Daniel Ortega, se dé cuenta de la “verdadera necesidad” que están atravesando los desmovilizados del Ejército.

Tras reunirse esta mañana en el Centro de Capacitaciones de Matagalpa, para planificar las acciones que tomarán la próxima semana, Carlos Ramírez, dirigente nacional de esa organización, lamentó la apatía y el desinterés por parte del gobierno, del Ejército de Nicaragua y de la clase política en general, sobre las dificultades socioeconómicas que atraviesan ex miembros permanentes del Ejército y ex cumplidores del Servicio Militar durante los años 80.

"¿Cómo es posible que a una cocinera de los batallones y de los comandos del Ejército Popular Sandinista, le quieran pagar 300 córdobas de pensión, cuando los coroneles y generales que no volaban tiros sino desde sus escritorios y con un mapa dirigían los comandos, ganen gran dinero?”, se preguntó Ramírez, quien añadió que “a los que pasaron 12 años enfrentándose con la contrarrevolución no les quieran pagar sus pensiones”.

Asimismo, cuestionó que los sectores políticos, que “nunca estuvieron en la guerra”, ahora los quieren tildar de contrarrevolucionarios por hacer sus demandas justas, a la que tienen derecho tal y como lo establece la Constitución Política de la República.

Cabe señalar que desde el fin de la guerra en Nicaragua, en 1990, los diferentes gobiernos han intentando dar respuesta a las demandas sociales y económicas de los sectores que se enfrentaron en la guerra –sandinistas y contras—y, para ello han impulsado diferentes programas, pero su alcance ha sido limitado.