•  |
  •  |
  • END

La solidaridad no se dejó esperar y personalidades intelectuales se sumaron en apoyo al poeta Ernesto Cardenal, quien después de recibir una inicua sentencia, denunció el caso en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, donde le darán acompañamiento legal y seguimiento al proceso.

Según el abogado Boanerges Ojeda, defensor de Cardenal, la próxima semana interpondrán un recurso de revisión ante la sentencia impuesta por el juez orteguista David Rojas.

Sobre el proceso montado, desestimó que sus acusadores realicen acciones inmediatas.

“En estos momentos legalmente no pueden hacerle nada. Primero, el judicial que dictó sentencia tiene que enviar al caso al juez ejecutor y éste debe citar a Cardenal para compelerlo a cumplir la sentencia, lo cual podrían hacer la próxima semana”, expresó Ojeda, quien agregó que de no cumplir la sentencia podrían entonces declarar a Cardenal en desacato, lo que significaría otro proceso.

Puntualiza declaraciones en Paraguay
Por su parte, Ernesto Cardenal dio lectura a la carta pública que ha circulado en los medios de comunicación, donde deja claro que si lo quieren echar preso, está listo para ir a la cárcel.

Dijo que “la próxima semana voy a seis universidades norteamericanas a leer poesía y si me van impedir salir del país, ya voy a avisar a estas universidades lo que sucede en Nicaragua conmigo”, expresó escuetamente Cardenal, quien además señaló que él en Paraguay habló de la “piñata” y de la alianza con Alemán --Arnoldo--, “esas cosas son verdaderas y todo el mundo lo sabe, no sólo Nicaragua. Pero la palabra ladrón no la dije. Ésa es la interpretación de algunos periodistas”, señaló el poeta, cuyo afectuoso recibimiento internacional y sus críticas al gobierno de Ortega, provocaron la animadversión del mandatario y su respuesta inmediata reflejada en la sentencia de Rojas.

Por su parte, la doctora Vilma Núñez, directora del Cenidh, indicó que darán el acompañamiento y respaldo legal a Cardenal, pero temen que por la actitud digna del poeta, en cualquier momento puedan materializar las amenazas de hasta una captura.

“Amenazas grandes penden sobre el pueblo de Nicaragua y aquí ya estamos viendo más riesgosa y peligrosa la instrumentalización del Poder Judicial, que el uso de un arma de fuego en la calle, porque se violenta la seguridad e integridad de las personas, y por eso hemos llamado a este gobierno una dictadura institucional”, expresó la doctora Núñez, agregando que comunicarán esta situación a instancias internacionales de derechos humanos.

Romper el cascarón del miedo
En tanto, el escritor nicaragüense y ex vicepresidente de la República, Sergio Ramírez Mercado, dijo que ésta es una lucha difícil pero nadie puede acobardarse. “Tengo la conciencia que quien va a sufrir a largo plazo es el país. Por eso hay que romper el cascarón del miedo, que es del huevo del diablo y mientras no lo rompamos, continuaremos con esta situación de gran incertidumbre y que obviamente a nuestro país no le conviene”.

El escritor dijo no tener ningún caso judicial pendiente, pero en determinado momento las causas judiciales “aquí se inventan y no se necesita tener la mentalidad de un novelista, para inventar una causa de cualquier tipo”.

“Nuestra crítica ya está teniendo repercusiones. Yo hablo frente al pueblo de Nicaragua y tengo mi credibilidad, la credibilidad que me ha dado mi carrera de intelectual y literario. Frente al poder, mi actitud como la de Ernesto Cardenal y Gioconda Belli, tiene consecuencias. Pero nada de eso me inducirá a callar”.

Señaló que existe una actitud ambivalente en el gobierno, que pide amor para ellos y odio a los demás. “Eso no puede ser. El amor es universal, una actitud de perdón, de olvido y de entrega a los demás. Pero no se puede odiar diciendo que amo. No tienen credibilidad. Miro a la gente en las esquinas con las cruces y creo que están alquilados, mandados. Me da piedad que a la gente se le use como instrumento, y están ahí sin ningún entusiasmo, porque están cumpliendo un mandado político”.

Carlos Mejía no confía en sistema judicial
Por su parte, el cantautor Carlos Mejía Godoy, en solidaridad con Cardenal, dijo no estar estupefacto, pues “no nos toma de sorpresa. Todavía está fresca en la memoria de todos la decisión arbitraria de la familia Ortega de apropiarse de mi obra, igual que Somoza, pasando por encima de todas las legislaciones nacionales e internacionales de derechos de autor”.

Godoy señaló públicamente que no confía en un sistema judicial corrupto, secuestrado por un pacto vergonzoso, y recurrir a él lo consideró como “gastar pólvora en zopilotes”.

“Pero eso sí, confía plenamente en las leyes internacionales y trasladaremos nuestra batalla a las instancias correspondientes para seguir luchando desde ahí por nuestra dignidad. Mientras tanto, le digo al padre Cardenal: Querido poeta, reciba en este abrazo el cariño y respeto de centenares de artistas que en este momento crucial están con usted hasta las últimas consecuencias”, indica el cantautor.

Otra acción solidaria fue la de Pedro Rafael Gutiérrez Doña, quien le envió un abrazo solidario, diciéndole que “la sangre de los mártires que lucharon en Solentiname por la libertad de Nicaragua no cayó en vano. Pronto se hará justicia y los que hoy atropellan la libertad, serán juzgados”.

Comunidad literaria acompañará al poeta
Francisco Ruiz Udiel, miembro del Comité de Apoyo a Ernesto Cardenal, expresó que hoy harán un plantón frente a la casa de Ernesto Cardenal, para darle acompañamiento como parte de la solidaridad de la comunidad de personalidades literarias, de intelectuales y artistas.

“Nuestro mensaje es claro y único: Ernesto Cardenal no está solo y lo acompañaremos hasta que pase este peligro”, aseguró Ruiz.

El plantón iniciará a partir de la cuatro de la tarde frente a la casa del poeta Cardenal, en residencial Los Robles, frente a Galería Códice.