•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Bien lo dice el refrán: “Somos lo que comemos”, pero, ¿alguna vez usted se ha detenido a analizar todo lo que lleva a su boca? Casi siempre nos preocupamos por vernos bien, pero debemos ocuparnos, sobre todo, por estar saludables por dentro, ya que ello trae como beneficio, que además de sentirnos bien, nos veamos bien, lo cual se refleja en nuestro exterior.

¿Por qué la reflexión? Esta se debe a que cada 29 de Mayo, la Organización Mundial de Gastroenterología celebra el Día Mundial de la Salud Digestiva, la que definitivamente muy pocos sabemos cuidar o no queremos hacerlo. Según el gastroenterólogo Pablo Moreno, cuando hablamos de aparato digestivo, también hablamos de las glándulas anexas que son hígado y páncreas.

En palabras de Moreno, las principales enfermedades que atacan a esta parte del cuerpo son dos grandes grupos: trastornos malignos y benignos, y estos últimos son, fundamentalmente, el Síndrome del Intestino Irritable (colitis), y la Dispepsia Funcional (gastritis), que “son las principales patologías que generan una alteración en la calidad de vida de las personas”, señaló el galeno, tras indicar que ambos males son crónicos y recurrentes, como la diabetes, la hipertensión o depresión.

La gastritis, por ejemplo, está influenciada por desórdenes alimentarios, estrés, ansiedad o algún tipo de trastornos psicológicos.

Pero más que los benignos, los trastornos malignos de la salud digestiva tienen más impacto en Nicaragua, y estos son el cáncer gástrico y el cáncer de colon. “Aunque no tenemos estadísticas reales, se sabe que nuestro país está entre los primeros diez lugares en el mundo de mayor frecuencia de cáncer de estómago, y probablemente en Latinoamérica andamos como por el tercer lugar, después de Chile y de Costa Rica”, manifestó Moreno.

La raíz de estos males

Relacionado con los trastornos malignos, el médico dijo que tenemos alguna tendencia genética y factores ambientales, aún no definidos por la ciencia médica. “Es que en Nicaragua no tenemos establecido aún cuáles son los factores de riesgo relacionados con este mal, y hoy nos ha llamado la atención que se están presentando, además, muchos casos de cáncer de hígado, sobre todo en las zona del Norte y del Triángulo Minero… Creemos que están consumiendo algún tipo de tóxico inductor”.

Pero aparte de esto, sí tenemos a la vista la llamada epidemia del siglo XXI: la obesidad, que está dentro de las primeras causas de cualquier tipo de enfermedad. Para contrarrestar esto, el gastroenterólogo apunta a una dieta balanceada, con disminución del consumo de grasa y consumo excesivo de sal, un ejercicio regular, una dieta rica en frutas y vegetales, “pero en Nicaragua hacemos todo lo contrario”, aseveró el experto. Es que la obesidad, detalló Moreno, te lleva a trastornos cardiacos, diabéticos, articulares, y, además, a trastornos digestivos.

Hablando de frutas, el doctor despejó una duda que muchas personas tienen, y es que estas deben ser consumidas únicamente por la mañana, en ayunas, pero “se puede consumir en cualquier momento del día, lo importante es hacerlo”, recomendó. Ahora, todas las funciones metabólicas de los individuos se ven favorecidas por el consumo regular de agua, en un promedio de dos a tres litros al día.

Detectando un cáncer

Los médicos han establecido síntomas de alarma en la población que permitan identificar el mal. Estos son náuseas y vómitos recurrentes con sangre, pérdida de peso, anemia, dificultad para tragar y alteración del hábito defecatorio (estreñimiento o diarrea con sangre). Por otro lado, es urgente revisarse “si hay antecedentes familiares de cáncer, y más aún si este pariente enfermó antes de los cuarenta años”, explicó el médico.

En cualquiera de los casos mencionados, es recomendable visitar al gastroenterólogo una vez al año a partir de los 45 años, ya sea varón o mujer, y, sobre todo, en un país con alta incidencia de cáncer.