•  |
  •  |
  • END

Blanca Segovia, hija del General de Hombres Libres, Augusto C. Sandino, se mostró triste y preocupada porque la memoria de su padre es manipulada por intereses y odios partidarios. “A sus 75 años ella está muy enferma, todavía no se recupera de la caída que sufrió --donde se le dañó su columna--, y esperaba con emoción que el Concejo de Managua homenajeara a su progenitor”, dijo Walter Castillo Sandino.

Relató que hace días estuvieron en la casa de doña Blanca Segovia y le comentaron sobre el monumento que iban a realizar en honor a su padre, en la rotonda donde arranca la avenida Jean Paul Genie. “Ella sufrió mucho porque estaba emocionada por verlo. Le entristece ver cuando tratan de usurpar el nombre de la familia para mezquinas venganzas”, expresó el nieto de Sandino.

Castillo Sandino lamentó que la imagen de su abuelo, quien fue declarado junto a Rubén Darío como personajes del siglo, “se esté confrontando con el del niño mártir Jean Paul Genie. Y no es por desmerecer al menor, sino que Sandino es considerado un héroe nacional”.

Sólo iba a dar muestras de gratitud y la desairaron
Marbely Castillo, nuera de Blanca Segovia, afirmó que ella aceptó la invitación del vicealcalde Nery Orochena, e iba a presentar muestras de gratitud por el homenaje a Sandino, pero nunca se imaginó que el Concejo iba a someterse a un ofensivo boicot.

“Fui en representación de la familia. Sólo iba a agradecer el gesto, pues supuestamente ya era una decisión tomada por la alcaldía. Sin embargo, los concejales comenzaron a valorar si la rotonda que está en la carretera a Masaya debería ser bautizada con el nombre del General de Hombre Libres”, refirió Marbely.

Walter Castillo expresó que no fue correcto que se colocara a la descendencia de Sandino en medio de un pleito de sandinistas y liberales. Además, agregó que la figura de su abuelo se discutió como si se tratase de un objeto.

Al cuestionar el porqué la bancada sandinista no aprobó que la rotonda llevara el nombre del general Augusto C. Sandino, Castillo respondió que ellos no se meten en esas cosas, pues las consideran políticas.

“Las diferencias que ellos tengan, deben arreglarlas y no meternos a nosotros, pues para eso les pagan. Fue un error que nos hayan invitado y estuviesen peleando delante de nosotros”, dijo Castillo.

Deben unirse
Sin embargo, expresó que los problemas que tiene “el hermano Daniel (Ortega) con Nicho (Marenco) se deben resolver, pues se deben unir como hermanos sandinistas”. Agregó que son amigos tanto del presidente como del alcalde capitalino, y no pueden estar tomando bandos, aunque reconoció que los une lazos con la familia Ortega-Murillo.

“Recuerdo que cuando estábamos en el exilio, en Cuba, llegaban a nuestra casa los tercerista, los proletarios y otros tantos que le daban informes a mi mamá sobre la guerra. Allá llegaba Carlos Fonseca, Edén Pastora, Tomás Borge, Germán Pomares, entre otros tantos militantes del sandinismo y ella siempre los regañaba, pues les decía que debían ser más unidos”, refirió Castillo Sandino.