•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Miembros de un jurado de conciencia dejaron en libertad la tarde de este jueves a un capitalino, juzgado por el delito de homicidio en perjuicio de un miembro del Ejército, asesinado cuando realizaba labores de vigilancia en el refugio de vida silvestre La Flor, a unos 20 km al sur de la ciudad de San Juan del Sur.

El veredicto de no culpabilidad emitido de manera unánime por tres hombres y dos mujeres fue a favor de Eliécer Romero Quintana, de 30 años, quien habita en Monseñor Lezcano, y a quien las autoridades policiales señalaban como autor material del crimen cometido en perjuicio del soldado Henry Mauricio Hernández Castillo, quien pertenecía al IV Comando del Ejército.

El homicidio ocurrió la madrugada del 24 de agosto de 2011, cuando el soldado patrullaba las costas del refugio, junto a otros tres miembros de la institución castrense, para dar protección a la arribada de las tortugas Paslama, y cuando el hoy occiso divisó en medio de la oscuridad a un grupo de saqueadores de nidos de tortugas, esas personas lo agredieron, luego lo arrastraron a un árbol y le provocaron la muerte por asfixia mecánica, según la acusación.

Junto a Eliécer se acusó en el juzgado de adolescentes de Rivas a un menor que también quedó en libertad días antes. Al conocer el fallo, los familiares del soldado reaccionaron molestos.

El abogado defensor, Giovanny Ruiz, detalló que el veredicto del jurado obedece a que no se presentaron pruebas que demostraran que su defendido estuvo en la escenadel crimen.

La Fiscalía presentó entre sus testigos a dos soldados, dos policías y la versión de la doctora Vanessa Arcia, que llegó a confirmar que el soldado no se suicidó. Otra de las testigos fue la pareja del menor

de edad.