•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El paro y las protestas que los productores lácteos mantenían hasta ayer en la zona de Zelaya Central, se trasladan a partir de hoy al empalme San Benito, según lo confirmaron los representantes de los manifestantes, mientras el sector privado prevé que ocurra un desabastecimiento de dichos alimentos en el comercio.

Los productores que se mantenían ayer en los tranques, se dedicaron también a quitar el queso y otros derivados lácteos a quienes trataban de trasladarlos a Managua y a otras ciudades, como parte de los reclamos para que se mejore el precio que las plantas industriales pagan por la leche al ganadero.

Unas 5,000 libras de queso, quesillo y crema fueron quitadas ayer a personas particulares en los tranques. El producto era trasladado envuelto en hojas de chagüite o cubierto con madera.

En el tranque de Muhan, la mañana de ayer, los productores arrebataron cuatro pichingas de leche que iban en un bus, las cuales fueron bebidas por los mismos protestantes.

Representantes de la empresa privada y del gobierno insistieron ayer en el diálogo, y aseguraron que el problema terminará perjudicando a los ganaderos, a la industria láctea y a los consumidores.

Las protestas de ayer en Zelaya Central obstaculizaron el paso vehicular en las zonas de Presilla, La Curva, Pájaro Negro, Lácteos El Zapote y Cooproleche.

El productor ganadero Denis Aguilar afirmó que continuarán requisando todos los vehículos, para evitar que trasladen leche y sus derivados a otras ciudades.

Aguilar dijo que tiene información de personas que están comprando queso en zonas productivas alejadas, y que por esta razón decidieron trasladarse al empalme de San Benito, para cerrarles el paso.

Resienten pérdidas

Ayer, la carretera que abarca los tramos Villa Sandino-Muhan-La Curva-El Triunfo, se encontraba tomada por pequeños grupos de productores que demandan a las industrias y al gobierno un aumento de US$1.50 por el galón de leche.

Tras pocos días de iniciada la protesta, algunos productores ya reportan pérdidas en sus operaciones, como es el caso de Marvin Moraga, quien aseguró que ha perdido más de C$12,000 en la semana, al dejarle de vender 80 galones de leche diarios a la cooperativa Ríos de Leche, de Santo Tomás, Chontales.

Llamado a la reflexión

Enrique Zamora, miembro de la Junta Directiva de la industria láctea Parmalat, hizo un llamado a la reflexión y al diálogo a los ganaderos que mantienen tranques en diferentes zonas del país, para evitar un desabastecimiento.

“Este es un producto perecedero que se comercializa fresco, por eso no se puede tener grandes cantidades de acopio… Si esto permanece (los tranques) se vería afectado el abastecimiento al consumidor”, manifestó Zamora.

El directivo de Parmalat dijo que este problema se ha dado todos los años, pero que en esta ocasión se ha endurecido.

Los ganaderos presentarán grandes pérdidas, ya que la producción de leche en el interior del país no se detiene, enfatizó Zamora.

Gobierno llama al diálogo

Por su parte, el ministro de Fomento, Industria y Comercio, Mific, Orlando Solórzano, expresó que es necesario que las partes en conflicto lleguen a un acuerdo con el precio de la leche, según las “señales que envía el mercado, y estas señales indican que es necesario producir leche de mayor calidad”.

Solórzano expresó que los “tranques no resuelven nada. Lo que tenemos que hacer es ponernos de acuerdo los productores con las plantas industriales y establecer precios. Por parte del gobierno, hemos hecho un esfuerzo grande en estos días en establecer precios, casi llegan a un acuerdo, pero no lo completaron”.

Por su parte, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, José Adán Aguerri, afirmó que las acciones de los ganaderos y de los productores con los tranques, únicamente contribuyen a desaparecer de Nicaragua; es una modalidad que “tiene más costos que beneficios”.

“Es un espejismo que estamos queriendo crear como una alternativa para buscar respuesta, pero lo que hacen es empobrecernos, y no lo que están buscando las personas que promueven estos tranques”, comentó el presidente del Cosep.

Agregó que lo mejor es buscar el diálogo y llamó a “estos sectores para que esa sea la única forma de encontrar la respuesta a sus planteamientos”.

 

(Con la colaboración de Mercedes Sequeira y Seydi Castillo)