•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo, Canislac, reporta pérdidas por C$128 millones desde que iniciaron los tranques en algunas zonas del Centro y Norte del país, por parte de productores que exigen un mejor precio por la leche que entregan a las industrias procesadoras, sobre todo a las de origen hondureño y salvadoreño.

Según datos brindados por Canislac, se estima que 2 millones de litros de leche que se producen por día, a un valor mínimo de C$10 por litro, no están llegando a los centros de acopio, pero la cifra en pérdidas no es mayor, porque los tranques no se generalizaron desde el inicio de las protestas.

Los representantes de Canislac tampoco están incluyendo en las pérdidas, las afectaciones que sufren los trabajadores, ya que 300,000 empleados del sector, dejan de percibir C$3 millones al día en salarios.

Al menos 10 cooperativas organizadas de la zona de Chontales, que comercializan la leche a las plantas industriales ubicadas en Managua, han expresado su inconformidad con la actual crisis del sector.

Amenaza de enfrentamientos

El presidente la Alianza Amerrisque, Agustín Sequeira, organización que aglutina a 10 cooperativas de lecheros de Chontales, advirtió que usarán la fuerza para desmantelar los tranques en Chontales, porque las pérdidas que les han ocasionado son insostenibles, pero antes abogó por el apoyo de la Policía, para evitar que se agudice el conflicto.

“Nosotros queremos que nos dejen pasar nuestros productos, porque si no, habrá desabastecimiento en el país”, comentó Sequeira, quien fue contundente al expresar que si los productores en los tranques no les dejan pasar la leche, habrá enfrentamientos violentos.

Conagan contra tranques

Representantes de la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua, Conagan, señalaron en una conferencia de prensa que la mejor solución a esta problemática es agotar la vía del diálogo, para que se llegue a un punto de equilibrio donde todos salgan ganando.

René Blandón, Presidente de Conagan, dijo que el gremio que él dirige no está de acuerdo con las protestas de los lecheros, e hizo un llamado para que no se siga perjudicando al país con ellas.

Blandón consideró que la lucha de los productores por mejorar el precio de la leche es justa, pero agregó que las protestas y los tranques no son la solución más acertada para resolver los desacuerdos entre los productores de leche y las planta industriales.

Amenazan con incrementar paro

Mientras tanto, los productores que se mantienen los tranques en los municipios de Zelaya Central, continúan quitando la carne y la leche a quienes pasan por esos lugares.

Ayer por la mañana arrebataron 50 libras de lácteos, y por la tarde, Rafael Moncada, miembro de la asociación de productores a cargo de obstaculizar el paso de la leche y el ganado, advirtió que para el lunes harán un tranque nacional si no hay negociaciones.

En tanto, la situación está teniendo impacto negativo en la zona de Nueva Guinea, donde hay poca circulación de vehículos, y los que laboran como cadetes de taxis están preocupados, porque sus ingresos se han reducido.

El mercado municipal de Nueva Guinea no está recibiendo la misma cantidad de compradores. Además, está desabastecido de productos lácteos, debido al problema.

Odanel Casco, profesional de la medicina y productor ganadero, dijo que la protesta le está generando la pérdida de 100 quintales de queso a la semana, pero que aun así, se mantendrá en la protesta.

Por su parte, Héctor Zambrana, productor de la comarca El Triunfo, manifestó que está perdiendo hasta 40 galones de leche que normalmente entrega a la empresa Lácteos El Triunfo, propiedad de empresarios hondureños.

Mientras tanto, Donald Ríos, vicecoordinador de la empresa de lácteos Cooproleche R.L., manifestó que los tranques no le están permitiendo acopiar 35,000 litros de leche por día.

“Ellos (los ‘tranquistas’) tienen derecho de protestar, pero hay que definir contra quién estamos protestando; si es contra la industria o contra los consumidores”, comentó.

 

(Con la colaboración de Janeth Oporta y Miguel Carranza)