•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Seiscientas mil mujeres en el mundo mueren anualmente a consecuencia de factores relacionados con el embarazo y el parto. Es por ello que la muerte materna ha sido considerada en un estudio realizado por el Banco Mundial, BM, y el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, como uno de los grandes desafíos de la salud pública.

Al respecto y en relación con la situación de Nicaragua, Charles Grigsby Vado, investigador del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas, IEEPP, realizó en el primer semestre del año 2011 un estudio titulado “Reducción de la mortalidad materna”, teniendo como base que Nicaragua se suscribió en septiembre del año 2000 a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, adoptados por 189 Estados en la Organización de Naciones Unidas, que incluyen ocho metas a cumplir en los primeros quince años del presente siglo.

Basados en este acuerdo, cada uno de los países planificó sus metas nacionales, y Nicaragua, en lo particular, acordó reducir la mortalidad materna (objetivo número 5) en una base de 90 muertes registradas en 1999 por cada 100 mil nacidos vivos, a 27 en el 2015.

En tanto, según el informe “Avances del Gobierno hacia el logro de los Objetivos del Milenio”, señala que en 2006 Nicaragua observó una tasa de 88.0 muertes maternas y logró disminuirla en 2009 a 62.5 por cada 100 mil nacidos vivos, indica la investigación del IEEPP.

Mayor índice de mortalidad materna

Sobre estos resultados, la investigación indagó en los puntos con mayor índice de mortalidad materna que históricamente se registran en los departamentos de Matagalpa, Jinotega, RAAN, RAAS, Chontales y Río San Juan.

El IEEPP limitó el estudio en el departamento de Jinotega y la RAAN, “específicamente en Jinotega y Wiwilí, así como en la RAAN enfocados en Siuna y Bilwi, donde el rango de incidencia es mayor aún y donde la presencia de las Casas Maternas, como una estrategia para reducir las muertes maternas, era importante”, refirió Grigsby.

El investigador manifestó que durante el trabajo hubo un acercamiento a los distintos actores que intervienen en el problema, “como Minsa, MiFamilia, instituciones a nivel local, Casas Maternas, la iglesia por su influencia en la zona rural”, detalló Grigsby.

A juicio del investigador, encontraron avances en la reducción de las muertes maternas en estos municipios, por ejemplo, según datos proporcionados por el Minsa, en Siuna en el 2008 y 2009 se reportaron cuatro muertes, respectivamente, pero en 2010 se redujo a una sola. En el caso de Wiwilí, en 2008 se produjeron cinco muertes maternas, en 2009 fueron seis, y en 2010 se dieron cuatro.

La investigación encontró que existe mayor acercamiento de los servicios de salud y sus intervenciones en las comunidades más alejadas y de difícil acceso, “logrando fortalecer el trabajo de vigilancia, monitoreo sistemático y la reducción de la mortalidad materna”, explicó la fuente, tras añadir que hay brigadas médicas que visitan estos territorios para identificar casos con complicaciones para darles atención y trasladarlas a estas casas.

Las Casas Maternas son una iniciativa de organizaciones sociales como en Siuna, donde el Movimiento de Mujeres “Paula Mendoza”, promovió a través de un proyecto la construcción de las mismas. Igual ocurrió en Wiwilí. “Con este Gobierno se han coordinado con las autoridades del Minsa, prestándoles apoyo con la constitución de brigadas médicas, alimentos, medicación, vestuario, entre otros, a pesar que el presupuesto de esta institución es bajo… anda en menos del 4 por ciento del Producto Interno Bruto, PIB”, dijo Grigsby.

Desafíos en la lucha

Dentro de las mayormente conocidas causas de mortalidad materna ocupa un lugar muy especial el machismo. ¿En qué sentido? “Los hombres se oponen a la planificación familiar y además obstaculizan el parto institucional para que sean atendidas en sus partos, pues prefieren, como una forma de cultura, que sean intervenidas en sus casas por parteras”, remarcó el investigador, y de paso señaló que este comportamiento es un desafío en cuanto a su erradicación.

Otro de los desafíos es reducir la cantidad de embarazos en las adolescentes y a esto se suma la necesidad de asignar más recursos financieros y humanos al Minsa, centros de salud y Casas Maternas, a fin de que se puedan acercar más a las comunidades más alejadas. “Tienen condiciones limitadas”, indicó Grigsby.

De políticas públicas en salud

Según el informe 2011 del Ministerio de Salud, Minsa, presentado ante representantes de la Organización Panamericana de la Salud, OPS, a inicios de este año, son algunos resultados inmediatos de las políticas públicas en salud del Gobierno de la República de Nicaragua, del que sustrajimos datos vinculados a la mortalidad materna.

Algunos resultados inmediatos se basan en un incremento en la cobertura de captación precoz de embarazadas (atendidas por el Minsa) que en el año 2010 fue de 49.1 por ciento, y en 2011 arribó al 54.0 por ciento.

En cuanto a la cobertura de partos institucionales (atendidos por Minsa), en 2010 fue de 70.8 por ciento, y en 2011 tuvo un incremento de 74.2. Por otro lado, el reporte señala que en 1992 el índice de mortalidad materna apuntaba a 91.04 por ciento, pero en 2011 bajó a 63.2. Entonces, entre los lineamientos de trabajo 2012, una de las metas de los objetivos de este Gobierno relacionados con la salud, es reducir la razón de mortalidad materna a 59 por cien mil nacidos vivos.

En otra instancia, el Sistema Nacional de Salud que este Gobierno está construyendo, como lo señala el informe del Minsa, busca la universalidad de la atención de la salud como un derecho constitucional de la población nicaragüense, y para conseguir esta meta se implementarán cambios en la forma de atender a la población, con énfasis en la atención intramuros por atención extramuros, la atención individual por atención a la familia, al daño a la comunidad y ambiente, acciones de promoción, prevención de la salud, atención fragmentada.

También serán mejoradas las estrategias de atención integral según el ciclo de vida, serán suplantados los promotores comunitarios por promotores integrales según intervenciones, además constituir el modelo utilitario del control social, consejos de la familia, participación comunitaria, gabinetes del poder ciudadano, redes de atención (todos los actores locales) y no de forma aislada, cambiar la cooperación externa por cooperación alineada y armonizada, así como desintegrada.

Según datos del Departamento de Estadísticas del Minsa Central, el porcentaje de defunciones relacionadas con el embarazo según causa, en un período que va de 2007-2011 se enlistan abortos en 3.01%, causas externas en 11.22%, eclampsia, preeclampsia y Síndrome Hellp un 16.83%, por enfermedades sistémicas agudas (incluidas las sepsis) alcanza un 6.21%. También enfermedades sistémicas o crónicas en un 22.85%, hemorragia relacionada con el embarazo, parto o puerperio alcanzó un 34.07%, hemorragias no relacionadas con el embarazo es del 0.40%, otras causas no especificadas fue del 3.81% y otras enfermedades especificadas y afecciones que complican el embarazo llegó al 1.60%.