•   Rivas, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Un funcionario despedido, investigaciones interinstitucionales, apertura de procesos administrativos y camiones retenidos con madera, son parte de las evidencias de los despales que se están cometiendo en Tola y que tienen preocupada a la población.

Uno de los casos tiene que ver con un permiso emitido por las autoridades de la Delegación Departamental del Instituto Nacional Forestal, Inafor, en Rivas, a favor del exasesor de la Asamblea Nacional, José Raúl Bustos López, quien solicitó un permiso de “aprovechamiento de árboles” para uso domiciliar.

Según los documentos oficiales, a Bustos se le autorizó el corte de 13 árboles de guanacaste de oreja, dos genízaros, un manzano de playa y dos nísperos que se encontraban en su finca Vista Mar, en una zona aledaña al estero del Río Brito, en el sector Sur de Tola.

El permiso de aprovechamiento forestal serie J No. 000009404 aparece firmado por Mario Noguera como delegado municipal del Inafor y Félix López, delegado distrital.

El documento se emitió el 13 de marzo y su fecha de validez se extendía hasta marzo de 2013, pero ante el rugir de las motosierras aparecieron las denuncias de los lugareños, lo que obligó la orden de inspecciones interinstitucionales que se realizaron el 24 de abril y el 12 de mayo, donde participaron funcionarios de la Alcaldía de Tola, del Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena, la Policía, el Inafor y la Procuraduría General de la República.

Como resultado de esas inspecciones, Inafor ordenó detener el corte y anotó que parte de los árboles talados estaban dentro de un humedal de Brito. Agregaron que cinco árboles de la especie gallinazo o guanacaste blanco y uno de carbón habían sido sacrificados pese a no estar incluidos en el permiso.

Como reacción, Noguera fue despedido el 6 de junio y se abrió un proceso administrativo contra Bustos, pero este alega que el árbol de carbón estaba caído desde hace dos años y que los de gallinazo o guanacaste blanco están entre los 13 guanacastes de oreja autorizados.

“(Sin embargo) el Inafor no lo especificó en el permiso y los pusieron de manera general entre los 13 árboles de esta especie que son de la misma familia, y tampoco es cierto que estén dentro de lo que ahora llaman el humedal de Brito, ya que el más próximo al cauce está a 60 metros”, alegó Bustos.

Agregó que con el permiso logró talar 16 de los 18 árboles wya que después me frenaron y las trozas quedaron sin procesar y es una madera que requería para hacer mejoras a la infraestructura de la finca y de la casa de los cuidadores, pero inexplicablemente me abren este proceso en que se debería incluir a López, por haber firmado el permiso dentro de un área que ahora denominan humedal”, dijo.

El Nuevo Diario trató de conocer la versión de López, pero este mandó a decir con su secretaria que no podía atender sino hasta la próxima semana. En tanto Noguera confirmó que recibió la carta de despido porque supuestamente no atendió las denuncias del despale de Brito y otro de una finca de Belén.“Pero todo es falso, yo atendí las denuncias”, afirmó.