•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Más de 1,000 conductores del transporte urbano colectivo, aglutinados en 24 cooperativas, iniciaron este domingo en la Dirección de Seguridad de Tránsito Nacional, la primera capacitación para un cambio de actitud, cuando se desenvuelven en su trabajo de manejo.

La capacitación abordará siete temas: relaciones humanas y atención al cliente, circulación y seguridad vial, aspecto jurídico del transporte colectivo, sicología del conductor y problemáticas generales del usuario. Estos enfoques son con el fin de lograr un mejor servicio a las 900,000 personas que se movilizan en este tipo de transporte, y, además, prevenir accidentes.

El comisionado Edgar Sánchez Ruiz, jefe de Prevención y Seguridad Vial, dijo que “estas capacitaciones se realizan semestralmente, tal como lo exige la Ley 431. Contamos con la participación de la cooperativa Erucotraco, donde les damos a conocer a los conductores el resultado de estadísticas de accidentes, con el objetivo de sensibilizar a este sector. Por ejemplo, en el primer semestre ya contamos con 284 muertos, dijo Sánchez.

"Velamos por seguridad de los pasajeros"

Por su parte, Alcides Ponce, Director de Erucotraco, comentó: “Este tipo de capacitación es excelente para nuestros transportistas, porque trabajamos al servicio de la población, y nuestra meta es dar un buen servicio y controlar a los trabajadores de nuestra cooperativa. Nosotros procuramos que un conductor no se vea involucrado en accidentes de tránsito, ese es precisamente el fin del seminario. Cuando tenemos problemas con alguno, debemos retirarlo, porque velamos por la seguridad de los pasajeros”, aseguró.

Uno de los requisitos para laborar como conductor de una unidad de transporte colectivo, según Ponce, es la obligación de poseer licencia de conducir profesional, tener seguro de licencia, asistir a las capacitaciones de Tránsito Nacional y conocer la Ley 431; no poseer antecedentes de accidentes de tránsito o de haber tenido suspensión de la licencia por estado de ebriedad.

Las capacitaciones se realizan todos los domingos en un término de tres meses. La meta es hacer participar a un total de 3,000 conductores del servicio de transporte urbano colectivo, para que después puedan brindar seguridad a los usuarios.

Indiferencia

José Ramón Sánchez, de 40 años, tiene 20 años de conducir, y se lamentó por la actitud de algunos transportistas que se encontraban recibiendo el curso. ”Los veo con una actitud negativa, y no prestan atención o no participan en las dinámicas, y esto debería ser aprovechado al máximo para mejorar en nuestro servicio, ya que todos los días movilizamos a miles de personas y llevamos sus vidas en nuestro timón”.

Douglas Hernández, de 25 años, quien conduce un bus de la Ruta 104, lleva cinco años en este trabajo, y expresó: “Me parece una pérdida de tiempo, tengo que estar todo el día aquí en este lugar, simplemente, tengo que asistir porque si no me despiden, y tengo que estar obligado por la necesidad a mi trabajo”.