•  |
  •  |
  • END

Bajo una fuerte llovizna, la Policía Nacional del puesto fronterizo de Peñas Blancas, en Rivas, logró asestar anoche un nuevo golpe al narcotráfico internacional, al detectar un cargamento de cocaína que iba escondido entre una carga de perlines
Según los oficiales, la droga iba debajo del camastro de la rastra, placa tica S7286, que trasladaba más de mil perlines. Dicha rastra era halada por el cabezal, también placa costarricense C3129311, que conducía Walter Leiva Solís, de 39 años, ciudadano de Costa Rica.

El operativo inició poco después de las seis de la tarde, cuando el pesado vehículo fue trasladado al puesto de inspección que la Policía tiene en Peñas Blancas. Al llegar al lugar, los peritos policiales detectaron que en la cola del camastro de la rastra iban paquetes de cocaína y procedieron a descargar con un montacargas parte de los perlines.

Según los datos de la Policía, el cargamento de perlines se hizo en Alajuela, Costa Rica, en la empresa TUBO.

A eso de las siete y treinta de la noche ya se habían logrado ocupar 145 tacos de cocaína, pero aún faltaba por revisar la parte delantera de la rastra, ya que la lluvia impedía las labores de inspección.

Acompañante sólo dirigía el camino
El conductor traía como acompañante al tico Hernán Chávez Areas, de 48 años, quien aseguró que desconocía la existencia del cargamento y que había sido contratado por el conductor para que le enseñara el recorrido de Costa Rica hacia El Salvador, donde entregaría los perlines a la empresa Metálico.

De acuerdo a Chávez Areas, su compatriota desconocía el recorrido, ya que únicamente hacía viajes hacia Panamá.