•  |
  •  |
  • END

El juez Primero de distrito del Crimen, David Rojas, resolvió declarar de oficio y por razones humanitarias, valetudinario al poeta Ernesto Cardenal, condenado a pagar una multa de 20 mil córdobas por el delito de injurias en perjuicio del alemán, Immanuel Zerger, Gerente General de Solentiname Tours.

Rojas invocó el artículo 100 del viejo Código Penal, para declarar a Cardenal valetudinario. Dicho artículo establece que “cuando el delito fuere cometido por personas mayores de 70 años o valetudinarias sin acusar ningún estado de peligrosidad podrán ser detenidas en sus casas, previa audiencia del Ministerio Público y dictamen del médico forense”.

Un despropósito jurídico
¿Por qué lo declara directamente y de oficio valetudinario, si el delito de injurias no amerita cárcel a no ser que el condenado no cumpla con la multa y el término de ley para que pague la multa aún no se ha vencido?, le preguntamos al juez Rojas, a lo que respondió.

“La acción oficiosa es para salvaguardar el derecho y evitar especulaciones mediáticas contra el Estado nicaragüense. Hemos dado el beneficio de oficio o por petición de parte, a ciudadanos con renombre, le estamos dando el mismo beneficio de Arnoldo Alemán a Cardenal”, dijo Rojas.

¿Miedo a Medios?
“Claro”, reconoció Rojas, “el término no se ha vencido, se vence hoy, y vamos a ver qué haremos, pero para evitar esas acciones mediáticas contra el orden constitucional y salvaguardar el derecho, porque todos somos iguales ante la ley, no podemos permitir que quienes se escudan en supuestas coyunturas políticas o por su edad, no cumplan con la ley”.

“Es un delito de orden privado, poco a poco vamos a ir mirando las actuaciones de él (Cardenal). De entrada mostró una total rebeldía. Dejamos claro que por su razón de valetudinario, él no puede ir a la cárcel, en el caso hipotético”, dijo Rojas.

Vale señalar que el artículo 68 del viejo Código Penal, con que se procesa a Cardenal, establece que “si el sentenciado no tuviere bienes para satisfacer la multa, sufrirá vía sustitución y apremio la pena de arresto, computándose la pena a razón de un día de arresto por cada cinco córdobas. El arresto no podrá pasar de un año”.

El juez Rojas insistió en que la sentencia contra Cardenal no tiene nada que ver con la situación surgida en Paraguay (donde el Presidente Daniel Ortega no pudo llegar y Cardenal fue recibido con honores), y que en el proceso de apelación intervino más la defensa del acusado.

Afirmó que aunque de no pagar la multa la ley contempla en última instancia la cárcel, indicó que no adelantaría las medidas a tomar, las que prometió dará a conocer hoy.

Reiteró que para evitar que se lesione la administración de justicia, y a efectos de derechos humanos, se aplica la medida. “Él dice que lo van a echar preso, hay que decirle: no señor aquí están los derechos humanos. Es un reconocimiento a su derecho de reo valetudinario”.