•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce Castaño, viajó ayer a España para negociar con el gobierno de Mariano Rajoy y con los altos directivos de la compañía Gas Natural Fenosa, la crisis que atraviesa el sector energético en Nicaragua en términos de distribución, lo cual genera millonarias pérdidas a la compañía eléctrica.

Asimismo, dijo que en todo este mes se procederá a la revisión de la actual tarifa eléctrica.

Arce señaló que existen dos problemas en materia de energía. Por un lado, el impacto que tiene el precio del petróleo en la generación de esta, y, por otro, la situación de crisis en la distribución.

“Tenemos abierta una negociación con la distribuidora, con sus dueños en España, con apoyo del gobierno español. Actualmente hay unos consultores privados porque están arrojando muchas pérdidas --la compañía española--, y tenemos que determinar sus causas y cómo se resuelve”, comentó.

En declaraciones recientes a El Nuevo Diario, Jorge Katín, Gerente de Comunicaciones de Gas Natural Fenosa, ha señalado que anualmente las pérdidas energéticas por fraude y conexiones ilegales alcanzan unos US$55 millones, los cuales representan un 21% de la distribución.

Este año, la distribuidora de energía destinó un capital de US$23 millones para inversiones dirigidas a la lucha contra el fraude, mejoramiento del alumbrado público y la ampliación de redes.

“Ellos consideran que se tiene que resolver manteniendo más subsidios a los asentamientos, están planteando también que les reconozcamos más pérdidas técnicas por los fraudes que registran, y bueno, como hemos pedido el apoyo del nuevo gobierno español, estoy saliendo hoy (ayer) a negociaciones”, indicó Arce.

En febrero de este año se oficializó la sociedad que suscribió la compañía española con el Estado de Nicaragua, con la entrega física del 16% de las acciones de las empresas distribuidoras de electricidad Disnorte-Dissur.

En ese entonces, los directivos de Gas Natural Fenosa habrían informado que la entrega de las acciones fue posible tras cumplirse una serie de procesos legales que duraron tres años, desde la entrada en vigencia del Protocolo de Entendimiento firmado entre la empresa y el Estado nicaragüense, el 28 de febrero de 2009, tras una severa crisis de cortes de energía por más de 10 horas al día.

Gas Natural Fenosa es dueña de las distribuidoras eléctricas Disnorte y Dissur, las cuales comercializan la energía eléctrica en Nicaragua desde 2000 hasta por un período de 30 años.

Inaugurarán minicentrales eléctricas

A más de 220 kilómetros de Managua, en un recóndito lugar del municipio de Santa María de Pantasma, en el departamento de Jinotega, donde existen alrededor de 7,000 habitantes envueltos en la oscuridad, será inaugurada la próxima semana una minicentral hidroeléctrica para abastecer de energía esa zona.

De acuerdo con el ministro de Energía y Minas, Emilio Rappaccioli, la planta hidroeléctrica situada en el norte del país, y que llevará el nombre de “Casa Quemada”, tendrá una capacidad instalada de 425 kilovatios que dará energía a más de 1,150 viviendas.

Entre las comunidades que serán beneficiadas figuran San José, Virgen 1, Virgen 2, Río Grande, El Jilguero, Guapinol 1, Guapinol 2, Planes de Vilán, Aguas Calientes, El Plátano y Valle Los Meza.

También en Waslala

En la Región Autónoma del Atlántico Norte, en el municipio de Waslala, situado a más de 240 kilómetros de Managua, también entrará en operaciones la planta hidroeléctrica “La Florida”, que abastecerá de energía alrededor de ocho comunidades, con una potencia instalada de 300 kilovatios.

Cubalí, La Limonera, La Esperanza, Zinica, Kusulí, El Guabo, Las Lajas y Las Jaguas totalizan una población de alrededor de 2,500 personas que recibirán el suministro de energía a partir de la próxima semana.

Fondos multilaterales

Según Rappaccioli, cada una de las minicentrales hidroeléctricas alcanza una inversión de US$2.4 millones, cuyos fondos provienen de Noruega, Suiza, la Agencia de Energía y Ambiente, AEA, el Banco Mundial y el Gobierno Central.

“Estas son parte del programa que se ha venido ejecutando en los últimos años de pequeñas centrales hidroeléctricas, para las cuales se ubican los sitios, dependiendo de que haya un río con caída, con suficiente caudal, una población, así como pequeños y medianos productores que necesiten la energía”, detalló Rappaccioli.

Según él, en los últimos cinco años el gobierno ha instalado más de 20 minicentrales que producen entre 25 y 500 kilovatios de energía para llevar el servicio eléctrico a comunidades rurales en distintas zonas del país.

El proyecto es parte del ambicioso Programa Nacional de Electrificación Sostenible y Energía, que asciende a poco más de US$400 millones, con un período de ejecución de cuatro años.

Tres de los siete componentes que conforman la obra, la cual deberá culminar en 2015 son: expansión de cobertura en zonas aisladas con fuentes renovables, electrificación rural por extensión de redes, y refuerzos de transmisión en las zonas rurales.