•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

La Fiscalía de Nicaragua acusó hoy a Colombia de cometer un "acto agresivo" al enviar a un supuesto espía, al que acusa de obtener y transmitir información "restringida y reservada" de este país para el Comando General de las Fuerzas Armadas colombianas.

El inspector general de la Fiscalía nicaragüense, Armando Juárez, dijo en rueda de prensa que tienen "evidencias contundentes" sobre el colombiano Luis Felipe Ríos Castaño, el supuesto espía, quien fue acusado este jueves por el Ministerio Público por cometer un "acto exclusivo de espionaje".

El propósito de Ríos Castaño "era la obtención y recolección de información restringida, reservada y clasificada por el Ejército de Nicaragua para ser transmitida al Comando General de las Fuerzas Armadas de Colombia", precisó Juárez.

El supuesto espía, a quien un juez de Managua le dictó prisión preventiva, tiene que comparecer a una audiencia inicial el próximo 26 de junio y puede enfrentar hasta ocho años de prisión, indicó el fiscal.

Lo sucedido "no es un acto pacífico, no es un acto esperable entre pueblos hermanos o entre gobiernos que tienen relaciones legales", advirtió Juárez.

El jefe del Ejército de Nicaragua, Julio César Avilés, explicó este jueves que ese caso de espionaje sucede en momentos en que este país centroamericano y Colombia están a la espera de una sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, por una disputa marítima territorial entre ambas naciones.

Nicaragua denunció en 2001 a Colombia ante la CIJ para reclamar para sí el archipiélago de San Andrés y otras islas, y solicitar a los jueces que diseñaran nuevamente la frontera marítima entre ambos países.

Según el Ejército nicaragüense, Ríos Castaño cometió actos de espionaje entre julio de 2011 y junio de este año, y reclutó a dos oficiales que fueron dados de baja y serán procesados bajo el Código Procesal Militar.

Los servicios de inteligencia militares precisaron que Ríos Castaño ingresó a Nicaragua a finales de 2010, se hizo pasar como un corresponsal de prensa español de una revista especializada en temas de seguridad y defensa, y desde entonces "realizó un trabajo en contra de la seguridad" nicaragüense.

El Ejército nicaragüense descubrió en agosto pasado el supuesto trabajo del colombiano y el martes de esta semana las autoridades lo arrestaron en una vivienda que alquilaba al sur de Managua.

Ríos Castaño "con mucha voluntad" ha reconocido las acusaciones en su contra, aseguró Juárez.

El colombiano pudo reclutar para sus acciones al teniente Amaru Álvarez Granera y al capitán Leónidas Castillo Ruiz, quienes fueron separados del Ejército nicaragüense y son "procesados bajo el fuero militar" por traición a la patria, espionaje militar, revelación de secretos y desobediencia, detalló el fiscal.

De acuerdo con el Ministerio Público nicaragüense, los soldados recibieron de Colombia envíos de hasta 29.000 dólares a través de la empresa de remesas Western Union.

Según la Fiscalía de Nicaragua, las personas que desde Colombia enviaron el dinero a los soldados nicaragüenses son Carlos Andrés Pérez Parodi y Gerardo Santamaría, miembros de la Escuela Naval de Cadetes almirante José Prudencio Padilla.

El dinero también lo habrían enviado el teniente coronel Carlos Bautista Londoño y el teniente César Leonardo Bernier, del batallón aerotransportado número 28 de Colombia, así como Anderson Pérez Fernández y Romano Díaz, de la Secretaría Distrital de Bogotá.