•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

El fiscal designado de Nicaragua, Armando Juárez, acusó este viernes a Colombia de "acto lesivo" contra su país, al asegurar que existen pruebas de espionaje por parte de un agente colombiano detenido en Managua.

La actividad del colombiano Luis Felipe Ríos Castaño, arrestado el jueves, tenía como objeto reunir "información sensible de la estrategia militar (...) y la capacidad militar" del ejército de Nicaragua, afirmó Juárez en una rueda de prensa.

En distintos momentos de su intervención, Juárez calificó la acción de Ríos como un acto "doloso". "Es una situación sumamente grave, es un acto lesivo de un Estado legítimo contra otro. No se descarta ningún interés (...), obviamente el propósito no puede ser sano", señaló.

El fiscal dijo que su país tiene pruebas de envíos de correos electrónico y de remesas y recibos para pagos a informantes, así como los nombres de los funcionarios militares colombianos que según las autoridades nicaragüenses dirigían la operación de inteligencia.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo en Costa Rica que ordenó investigar la detención y las acusaciones sobre Ríos Castaño.

"Yo mandé a investigar bien de qué se trata. Estamos investigando sobre un supuesto espía, un colombiano capturado en Nicaragua", dijo durante una corta visita oficial a San José.

Según las autoridades nicaragüenses, Ríos se hacía pasar como un periodista español que reportaba para una revista de su país.

De acuerdo con esa versión nicaragüense, en la "operación de espionaje" era atendido por el teniente Andrés Granados, conocido como Fernando Tíquez, a quien Managua señala como miembro del ejército colombiano.

Ríos Castaño fue presentado el jueves ante el juez quinto de Distrito Penal Julio Arias, y será acusado por el delito de violación de información, por el cual podría recibir de cuatro a cinco años de cárcel, según el fiscal.

Los militares nicaragüenses Leónidas Castillo y Amaru Álvarez, quienes según la Fiscalía habrían dado información al colombiano, serán procesados bajo el código militar y podrían recibir penas de hasta 15 años.

Nicaragua y Colombia tienen relaciones tensassensibles, pues ventilan en la Corte Internacional de Justicia un diferendo por límites marítimos en el mar Caribe. El proceso está en su etapa final, tras las audiencias orales celebradas entre abril y mayo pasados.