•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Según los niveles de inseguridad, Centroamérica está dividida en dos subregiones. Por una parte la zona norte con Belice, Guatemala, El Salvador y Honduras, donde la tasa de homicidios es de 47.5 por ciento por cada 100 mil habitantes, y está el sur con Nicaragua, Costa Rica y Panamá, donde es del 14.3 por ciento.

Esto es parte de la versión educativa y más accesible para la población del Informe de Desarrollo Humano para América Central 2009-2010 “Abrir espacios a la seguridad ciudadana”, que fue presentado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD, señalando que la prevención es indispensable en el combate del problema.

Pablo Mandeville, representante residente del PNUD en Nicaragua, dijo que si bien el documento contiene datos de hace dos años, sigue siendo de interés al no perder vigor y mantener la sustancia del mismo.

Destacó que la seguridad ciudadana está íntimamente ligada al desarrollo humano y esto se explica en el informe de una forma más amena, el cual no se limita a las estadísticas de criminalidad, sino que explica las causas y los factores influyentes en la falta de seguridad y la necesidad de atacar el problema a través de acciones de carácter social.

La misma incluye daños humanos, económicos, sociales e incluso dañospolíticos.

“La seguridad ciudadana es una responsabilidad compartida con la sociedad, no solo del Estado”, dijo Mandeville.

Destacó que se debe evolucionar de las acciones de “mano dura” y “mano blanda”, a una “mano inteligente”, que ataque las bases de la inseguridad principalmente con prevención.

Mejorar calidad de vida

El comisionado general Xavier Dávila, en representación de la Policía Nacional, comentó que con la comprensión del problema es más fácil combatirlo y mejorar la calidad de vida de la población.

El informe señala que la seguridad ciudadana está abordada desde tres ejes: el crimen organizado, el narcotráfico y las pandillas, pero también la corrupción y la falta de transparencia en las instituciones. Factores que también están íntimamente ligados a la problemática son el incremento de la migración, jóvenes en el desempleo, falta de acceso a la educación, condiciones difíciles en la vivienda, la violencia contra la niñez y la violencia intrafamiliar entre otros.

La magistrada Alba Luz Ramos, Presidenta de la CSJ, destacó que la seguridad ciudadana es una de sus mayores preocupaciones, pues esto no solo tiene que ver con percepción de la población, sino también con la confianza de la inversión extranjera en Nicaragua, la cual también es necesaria como parte del combate en la reducción de la pobreza.

Indicó que hay avances en materia de justicia penal, entre esto el acceso de las mujeres a la justicia y los esfuerzos para lograr reducir la retardación de justicia que se viene arrastrando desde 2002, y se pasó del 22% de reos sin condena, al 19.