•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN EFE

El vicepresidente, Omar Halleslevens, consideró hoy que Nicaragua debe pedir explicaciones al Gobierno de Bogotá sobre el colombiano Luis Felipe Ríos Castaño, quien es acusado en Managua de actos de espionaje contra el Ejército nicaragüense.

Nicaragua "debe de pedir explicaciones a las autoridades de aquél país (Colombia)" sobre "qué hay alrededor de este tema, de este hombre y de esa actividad", señaló Halleslevens, exjefe del Ejército nicaragüense, al ser consultado por periodistas en Managua.

El vicepresidente dijo desconocer si la cancillería nicaragüense se ha planteado enviar una nota de protesta a Colombia.

El canciller nicaragüense, Samuel Santos, dijo el martes pasado que "hay que esperar" las investigaciones que realizan la Policía, el Ejército y el sistema judicial de este país sobre el supuesto espía colombiano, "para tomar una decisión" sobre una eventual nota de protesta a Colombia.

El Ministerio Público (Fiscalía) de Nicaragua acusó el pasado viernes a Ríos Castaño por cometer supuestos actos para transmitir la información a las Fuerzas Armadas nicaragüenses.

Según la Fiscalía, Ríos Castaño, quien fue detenido el pasado 12 de junio en Managua, "tiene vínculos" con el Comando General de las Fuerzas Armadas colombianas y actuaba como "intruso" que buscaba recolectar "información restringida y reservada" de Nicaragua, relacionada con la "defensa nacional" y la "seguridad nacional".

Por ese caso, el Ejército de Nicaragua condenó a 17 años y medio de prisión a dos de sus militares de este país por colaborar con el supuesto espía colombiano.

Los condenados son el teniente Amaru Álvarez Granera y el capitán Leónidas Castillo Ruiz, a quienes las fuerzas armadas nicaragüenses también dieron baja deshonrosa por ayudar a Ríos Castaño, confirmó hoy a Acan-Eje el portavoz del Ejército, Juan Ramón Morales.

Los dos exmilitares fueron procesados este miércoles bajo el Código Penal Militar y cumplirán su sentencia en el Sistema Penitenciario Nacional, explicó el Ejército en una nota de prensa.

Según la información oficial, los dos exmilitares fueron sentenciados por revelar secretos militares en concurso con espionaje militar y, en el caso de Castillo Ruiz, también por desobediencia.

El supuesto espía, a quien un juez de Managua le dictó prisión preventiva, tiene que comparecer a una audiencia inicial el próximo 26 de junio y puede enfrentar hasta ocho años de prisión, según el Ministerio Público nicaragüense.

Los servicios de inteligencia militares han dicho que Ríos Castaño ingresó a Nicaragua a finales de 2010, se hizo pasar como un corresponsal de prensa español del Grupo editorial Edefade, especializado en temas de seguridad y defensa, y desde entonces "realizó un trabajo en contra de la seguridad" nicaragüense.

Edefa suspendió a Ríos Castaño, quien en realidad era corresponsal de ese grupo editorial en Colombia y no en Nicaragua.

Por su parte, el presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, ordenó investigar el caso de supuesto espionaje denunciado por Nicaragua, país centroamericano que lo consideró un "acto agresivo".