•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El traslado de 3,500 estudiantes del Recinto Universitario “Pedro Arauz Palacios”, Rupap, hacia el edificio “Rigoberto López Pérez”, en la sede central de la Universidad Nacional de Ingeniería, UNI, en agosto próximo, será el primer paso para que en Nicaragua funcione un parque tecnológico, el cual, según expertos, sería un importante factor para el desarrollo del país.

Ayer, representantes de la empresa privada, del Gobierno y de las universidades públicas escucharon las experiencias en el Parque de Investigación e Innovación Tecnológica de Monterrey, PIIT, en México, y en el Parque Tecnológico Litoral Centro, PTLC, en Santa Fe, Argentina.

Desde México, el ingeniero Óscar Vásquez habló del rol de los parques tecnológicos en el desarrollo de las naciones y de los elementos necesarios para su sostenibilidad. Sobre el primer punto, sostuvo que los parques tecnológicos contribuyen con el fortalecimiento de las empresas, sobre todo las pequeñas y medianas, y que por tanto se crean más empleos y se generan más impuestos.

En cuanto a los elementos necesarios para su sostenibilidad, señaló las alternativas de financiamiento y la vinculación entre las partes (Estado local y central, empresa privada y universidades) para desarrollar puntos comunes y crear un “ecosistema de innovación”.

Vásquez refirió que el PIIT de Monterrey cuenta con una inversión de US$350 millones por parte de la empresa privada, y de US$100 millones por parte del Gobierno.

En tanto, el presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua, APEN, y vicepresidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, Enrique Zamora, consideró que “Nicaragua debe apoyar, desarrollar y fortalecer con gran intensidad este tipo de parques tecnológicos, pues genera investigación, innovación, mejores empleos, y atrae una inversión más sofisticada”.

El secretario técnico del Consejo Nacional de Universidades, CNU, Arturo Collado, señaló que este encuentro sirvió para definir las áreas temáticas en las que se enfocaría el parque tecnológico que pretenden abrir en el país.

Entre esas áreas, mencionó la seguridad alimentaria, la creación de nuevas medicinas y el mejoramiento de la calidad de los servicios básicos, aunque para ello, dijo, usarían como “guía” el Plan Nacional de Desarrollo Humano, PNDH.

Respecto al capital humano requerido, Collado indicó que en el CNU hay 2,500 docentes, y que el 70% de estos tienen niveles de doctorado y de maestría; sin embargo, apuntó que también habría que buscar talento en las empresas y entre los estudiantes.

El académico afirmó que el lugar designado para el parque tecnológico que tienen en mente, el cual llevará por nombre “Julio Padilla Méndez”, es el actual Rupap, el cual posee 18 hectáreas de extensión y ya cuenta con la infraestructura necesaria, como laboratorios y talleres.

Por tanto, aseguró Collado, con el traslado de los estudiantes del Rupap a la sede central de la UNI, ya dispondrán del espacio físico.