•  |
  •  |
  • END

Las autoridades del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, deben dar explicaciones a los asegurados acerca de las medidas que están adoptando, ya que no existe una posición oficial acerca del rumbo que lleva la institución.

EL NUEVO DIARIO realizó un recorrido ayer por diferentes EMP, y los asegurados entrevistados contestaron al unísono que no desean regresar a un Sistema Único de Salud.

Esto porque como denunciaron ayer varios propietarios de las EMP clausuradas, el INSS pretende “eliminarlas una a una y pasar todo el paquete al Minsa”.

Los asegurados afirmaron que el cierre de las EMP no mejorará el lamentable estado en que se encuentran los trabajadores afiliados al INSS.

Largos tiempo de espera
Francisco Gómez, asegurado del Hospital Militar, dijo que fue operado en un hospital público porque las EMP le programaron una cirugía tres meses después, y los dolores en la columna se le volvían insoportables. Y en el hospital le dijeron que le iban a ayudar.

“El INSS es un elefante blanco, la cobertura del cien por ciento de los medicamentos debe ser una disposición que tienen que hacer cumplir, y no quedar sólo en los discursos, las Previsionales tendrían que cubrir todos los tratamientos”, aseveró Gómez.

Calificó de “soberana locura”, volver a instaurar el Sistema Único de Salud en Nicaragua. “No es posible que un gobierno, porque se le antoja, cierre las Previsionales, deben corregir lo malo que se está haciendo para el bien de los asegurados, o tener sus propias clínicas y hospitales”, agregó.

Recomendó que el INSS no debe estar prestando dinero a instituciones como el Ejército de Nicaragua o a empresas constructoras para edificar casas.

“Con ese dinero debería construir su propio hospital, para atender mejor a los asegurados. Ellos deberían asegurarse de que se ofrezca mayor calidad, no pueden permitir que se extienda a cuatro meses la programación de una operación”, continuó.

Deben mejorar, no cerrar
El INSS registra 49 empresas médicas legalmente acreditadas, de las cuales 19 se ubican en Managua. En total, el INSS reúne a más de 426 mil 200 asegurados, un 17 por ciento de la población total.

Reyna López, asegurada con contrato vigente en el Hospital Bautista, dijo, por su parte, que no está de acuerdo con recibir atención médica en cualquiera de los hospitales públicos de Managua.

“No me gustaría ser atendida en un hospital público. Se llenan demasiado, y si estoy pagando es para recibir una atención diferenciada, aquí la atención es buena, me siento bien en esta clínica”, afirmó.

Sin embargo, aseguró que la única deficiencia que debe corregirse “es cuando te dicen que algunos medicamentos no te los cubre el Seguro, y hay meses en que uno no viene del todo a atenderse”,
“¿Qué hacen con ese dinero?”, se preguntó. “Cuando tenés una emergencia hay cosas que no las cubre el Seguro, deberían acabar con eso, si de verdad el INSS está pensando en el asegurado”, agregó.

No toman en cuenta a los asegurados
El asegurado Pedro Artola indicó que “en las clínicas Previsionales no les dan todo lo que necesitan, incluso en padecimientos que ellas bien podrían cubrir y te dicen que no los cubren”.

“Prefiero seguir siendo atendido aquí (Hospital Bautista) que en cualquiera de los hospitales públicos del país. Me salí de la EMP del Hospital Alemán-Nicaragüense porque era un desastre, me hacían esperar mucho tiempo”, agregó.

Edgar Sánchez, por su parte, opinó que el INSS tendría que preocuparse por mejorar la calidad de las atenciones que ofrece el Seguro, y no mandar a cerrar las EMP. “Que les exijan mejorías, pero que no las cierren”.

“No estoy de acuerdo, de todas formas, aquí todo lo hacen sin tomarlo en cuenta a uno como asegurado, la opinión de nosotros no es tomada en cuenta, si no fuera por la ley, yo simplemente diría que no me quiten nada”, sostuvo.

Jubilados piden mejor atención de EMP
El presidente de la Asociación de Jubilados de Nicaragua, Donald Castillo, dijo ayer que está de acuerdo con el cierre de las EMP que realizó el INSS a mediados de esta semana.

“Esas clínicas las están cerrando por alguna razón, esa es una de las luchas que tenemos, que queden únicamente las clínicas que tienen condiciones para ofrecer atención a los asegurados y jubilados. Que queden clínicas que nos ofrezcan toda la cobertura en salud, tanto las emergencias y las consultas de especialización”, agregó.

Castillo anunció ayer que realizarán un plantón en las inmediaciones de la Asamblea Nacional para presionar a los diputados la aprobación de una reforma a la Ley del Seguro Social.

“Esas EMP estaban en las cabeceras departamentales, hay jubilados ahí que no tienen para el pasaje, entonces iban a los centros de salud, nunca se preocuparon por abrir filiales en los municipios”, agregó.

Señaló que en el caso de las Previsionales en los departamentos que fueron cerradas, se les presentaban problemas a los jubilados por las distancias entre las comunidades y las cabeceras departamentales.


El secretismo del INSS
Por otro lado, se conoció que la medida de cerrar diez EMP no fue consensuada ni con las asociaciones de jubilados y ni siquiera fue un tema de discusión en el Consejo Directivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS. Esto no pudo conocerse porque el INSS mantiene una política de no dar información a los medios de comunicación no afines al gobierno sandinista.

El dirigente sindical de la Asociación de Educadores de Nicaragua, Anden, José Antonio Zepeda, al ser consultado ayer dijo que no estaba autorizado para dar declaraciones sobre el tema.

“Comuníquese con Roberto López, él podría hablar de este tema”, afirmó. A López intentamos localizarlo en su número celular y no contestó nuestras llamadas.

Ya es una costumbre de este funcionario hacer los anuncios que les compete a todos los asegurados y jubilados, sólo a través de los medios de comunicación oficialistas.