• Rivas, Nicaragua |
  • |
  • |
  • elnuevodiario.com.ni

Cambiar nombres, apellidos o edades a personas de ambos sexos, haciendo uso de sentencias judiciales falsas, era el gran negocio de un grupo de presuntos abogados, pero las acciones ilícitas quedaron al descubierto cuando uno de los presuntos falsificadores se presentó al Juzgado Décimo Segundo de Distrito Civil de Managua, en busca del “cúmplase” de una sentencia que supuestamente había emitido el juez de Distrito Civil de Rivas, Henry José Sacasa Grijalva.

El error cometido por los falsificadores fue que no sabían que la titular de ese juzgado, Jenny Chávez, estuvo a cargo del Juzgado de Distrito Civil de Rivas y además es amiga de Sacasa, por lo que al tener en sus manos la sentencia falsa se percató de que el sello no era el original y tampoco la firma del juez.

El juez Sacasa relató que cuando la judicial Chávez detectó que se trataba de una sentencia falsa, lo llamó de inmediato para decirle que en la certificación habían falsificado su firma y la de la secretaria de actuaciones Martha Zapata, además de presentar un sello que no correspondía al original del juzgado de Rivas; y le sugirió que pusiera la denuncia en la Policía de Rivas.

La Policía Nacional arrestó en los últimos días, en el juzgado local de San Rafael del Sur, a uno de los sospechosos identificado como Jonathan González; y aunque este fue llevado de inmediato a la ciudad de Rivas, al final fue remitido a la Dirección de Auxilio Judicial, en Managua, según confirmó aquí una fuente policial.

En Managua, hasta la tarde de ayer martes no fue posible obtener una versión de la Dirección de Auxilio Judicial, sobre la persona detenida por este caso.

Fiscalía acusará en Managua

El Nuevo Diario consultó a la fiscal departamental de Rivas, Isolda Ibarra, de si a su despachó había ingresado el expediente policial en que se acusa al sospechoso, a lo que ella respondió que el caso lo remitieron a la Fiscalía de Managua y que en la capital se harían cargo de la acusación.

La “certificación” que delató la existencia de una banda de falsificadores, se refiere a una demanda de rectificación de partida de nacimiento a nombre de Karina Francisca Molina Espinoza, en la que se señala que la mamá de esta es Martha Isabel Espinoza Jirón.

En la demanda, lo que se pide es que se rectifique el primer nombre de la mamá, y que en lugar de Martha Isabel Espinoza Jirón, se lea Santos Isabel Espinoza Jirón; y en el documento falso hacen creer que el juez Sacasa dio lugar a la demanda y ordena rectificar el nombre de la madre en el Registro Civil de las Personas de la ciudad de Managua, donde supuestamente aparece inscrita bajo el número 0249, tomo 27-8733, folio 0249.

Pero antes de inscribir la rectificación, los falsificadores obligatoriamente tenían que pasar por el despacho de la juez Chávez, para que esta emitiera el “Cúmplase” de la certificación que ordena al registrador civil, en este caso de Managua, inscribir la rectificación de la partida de nacimiento.

Según el juez Sacasa, otra prueba de la falsificación es que la certificación no aparece en el libro copiador de sentencias y la causa tampoco está en el libro de entrada, en el cual se detalla el inicio del juicio, la parte demandante y la demandada, entre otros detalles.

Ocho certificaciones falsas

Producto de las investigaciones, han sido ocupadas ocho certificaciones falsas de rectificaciones de partidas de nacimiento. Cinco aparecen como si fuesen emitidas por la juez Ángela Hernández Saavedra, del Juzgado de Distrito Civil de Juigalpa, Chontales, y las rectificaciones de estas partidas de nacimientos son dirigidas a Rivas.

En el Juzgado Local de Ciudad Sandino también detectaron una en la que piden rectificar la fecha de nacimiento de un adolescente que, por un supuesto error, aparece como si hubiese nacido el 13 de agosto de 1995, y el supuesto demandante alega que nació el 13 de febrero de 1996; y al dar lugar a la demanda, la judicial Josefa Beatriz Vargas remite la certificación a Rivas para que se cumpla, ya que en esta ciudad fue donde se incurrió supuestamente en el error.