•  |
  •  |
  • AFP



El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) denunciará el martes ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) las intenciones de la justicia nicaragüense de restringir la libertad del poeta y sacerdote Ernesto Cardenal, a causa de una cuestionada condena por injurias.

El caso será elevado "porque al padre cardenal -de forma ilegal y arbitraria- se le quiere restringir su derecho a movilizarse", anunció a la prensa, la presidenta del Cenidh, Vilma Núñez.

El poeta Cardenal, de 83 años, fue condenado el martes pasado por el juez Primero de Distrito Penal de Managua, David Rojas, a pagar una multa de más de 1.000 dólares por el delito de injurias y calumnias en perjuicio de un alemán.

El escritor anunció que no acatará la sanción, declarándose en rebeldía, por considerar que el juez Rojas se excedió en sus funciones al sentenciarlo por un delito del cual ya había sido absuelto hace tres años, amparándose en una apelación que desconocía su existencia.

En respuesta, el juez Rojas resolvió declarar al octogenario poeta "reo valetudinario" (decrépito y enfermizo) con la finalidad de dictar este lunes medidas cautelares en su contra, debido a que las leyes nicaragüenses prohíben encarcelar a personas mayores de 75 años.

No obstante, el abogado del poeta, Boanerjes Ojeda, presentó el viernes pasado un recurso de exhibición personal, en el cual rechaza las pretensiones del juez de restringir la libertad de su defendido con un eventual arresto domiciliario o limitaciones de movilización.

Refutó, además, que el juez declare "valetudinario" a su cliente, sin un dictamen médico legal que confirme que está mal de salud.

Cardenal, quien fue nominado en 2007 a Premio Nobel de Literatura, atribuyó la reactivación del juicio a supuestas represalias políticas del gobierno de Daniel Ortega por haberlo acusado de "ladrón" durante su visita a Paraguay, la segunda semana de agosto.

El poeta ha recibido el respaldo de más de 100 personalidades y escritores nacionales e internacionales, entre los que figuran el Premio Nobel de literatura, José Saramago y destacados novelistas nicaragüenses como Gioconda Belli y Sergio Ramírez.

El autor de reconocidas obras literarias como "Cántico Cósmico" y "Epigramas" dedicó gran parte de su vida a trabajar y defender los ideales que dieron vida a la revolución sandinista (1979-90), en la que fungió como ministro de Cultura.

Sus posiciones críticas hacia el liderazgo de Ortega dentro del Frente Sandinista (FSLN, izquierda) lo llevaron a renunciar en 1990 al partido para formar parte de las filas de la disidencia sandinista, que actualmente está agrupada en el Movimiento de Renovación Sandinista (MRS, centroizquierda).