•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Representantes del proyecto Un Techo para mi País anunciaron ayer los nuevos lineamientos de su trabajo en Nicaragua, lo cual implica el cambio de su nombre a solo “Techo”, pero sobre todo un mayor involucramiento de las personas beneficiadas.

El programa ejecutado fundamentalmente por jóvenes estudiantes voluntarios pretende construir 1,000 viviendas en Nicaragua desde que inició.

“Este nuevo modelo de intervención implica la participación de la comunidad desde el inicio de nuestro trabajo. No queremos llegar a decir qué es lo que la comunidad necesita ni lo que la comunidad quiere, sino que sea la misma comunidad la que nos diga cuáles son sus verdaderas necesidades y sus sueños”, explicó la directora ejecutiva de Techo en Nicaragua, Raquel Barrios.

“A partir de ahí, servir como una herramienta y como un motor de trabajo para unirlos con otros actores y redes que puedan garantizar un mejoramiento en su calidad de vida”, agregó la joven.

El embajador de Chile en Nicaragua, Hernán Mena, señaló por su parte que ahora no solo se construirán viviendas a las familias necesitadas, sino que se hará una labor de “habilitación social”, que significa la creación de empleos para líderes de las comunidades.

“Partiendo con un techo sólido pueden alcanzar un mayor bienestar y una mejor calidad de vida”, enfatizó el diplomático.

Techo es un proyecto que nació en Chile en 1997, y que desde 2008 está presente en Nicaragua. En los últimos cuatro años, han trabajado con 910 familias de 37 comunidades de 10 departamentos del país.

El objetivo es implementar la nueva visión y misión, así como recaudar fondos para completar 1,000 viviendas construidas en todo el país.

Las casas que construye Techo tienen un costo aproximado de US$1,500, y una extensión de 18 metros cuadrados (seis metros de frente y tres de fondo). Actualmente, hay más de 4,000 jóvenes estudiantes universitarios o de secundaria involucrados en dicha labor.