•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, aseguró que el supuesto espía colombiano, Luis Felipe Ríos Castaño, quien hace dos días se declaró culpable de los delitos de instrucción (espionaje) y revelación de secretos, “nunca ha trabajado con la Fuerza Pública (colombiana)”, y aseguró que ya se adelanta una investigación sobre el caso.

“Se han hecho averiguaciones. Se sabe que es un periodista que al parecer estableció distintos contactos”, sostuvo el ministro, agregando que el espionaje “es una modalidad hostil”, y que Colombia y sus Fuerzas Armadas no han cometido esta práctica.

Mientras tanto, en Nicaragua, un día después de que Ríos Castaño aceptó los cargos imputados en su contra, las autoridades de la embajada colombiana seguían guardando silencio en torno al caso.

Pero un día antes (el martes), el fiscal auxiliar Manuel Reyes reiteró en nombre del Ministerio Público de Nicaragua, que existen abundantes pruebas que demuestran que Ríos Castaño era un espía al servicio de las Fuerzas Armadas colombianas.

Diarios colombianos indiferentes

Un equipo periodístico de El Nuevo Diario buscó la reacción de la delegación diplomática del país sudamericano en Managua, pero el vigilante de una empresa privada que resguarda la entrada a la embajada dijo: “Por el momento no se está recibiendo a ningún medio de comunicación”.

Al silencio de la diplomacia colombiana, se han sumado los medios escritos de ese país, que han ignorado por completo en sus ediciones y páginas web la situación de Ríos Castaño en Nicaragua.

El Nuevo Diario se contactó con la redacción del periódico El Universal de Colombia, para conocer por qué no han brindado mayor información en torno a la situación legal de Ríos Castaño. Una editora del periódico que se negó a identificarse, justificó la falta de noticias sobre el caso del espía capturado en Nicaragua, afirmando que en su país la principal noticia es el debate sobre una polémica ley de reforma al sistema de justicia.

La indiferencia de los medios escritos colombianos contrasta con el interés que han mostrado los medios de comunicación radiales y televisivos de ese país.

Por ejemplo, la tarde de ayer se comunicó con la redacción de El Nuevo Diario, el periodista César Sánchez, de la estación televisiva Canal Capital, procurado obtener información sobre el caso.

Entre las pruebas que tiene la Fiscalía, pero que no fue necesario presentar en juicio porque el extranjero aceptó los cargos formulados en su contra, están las copias de los “bauchers” del dinero que supuestamente altos mandos militares de Colombia le enviaban a Nicaragua, así como los correos donde Ríos Castaño les informaba cómo avanzaba su trabajo en Nicaragua.

Ríos Castaño fue capturado el pasado 12 de junio en Managua, luego de que el Ejército descubriera que estaba en el país como “intruso” que buscaba recolectar “información restringida y reservada” de este país, relacionada con la defensa y con la seguridad nacional, para luego transmitírselas a las Fuerzas Armadas colombianas.

El colombiano, que confesó su culpabilidad, se hacía pasar como trabajador de la revista española del Grupo editorial Edefa, del cual era el corresponsal en Colombia, y la misma empresa editorial negó que se le hubiera encomendado algún trabajo en Nicaragua.