•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Una foto donde la víctima aparece con el acusado del delito de violación y no dar confianza en la traducción del lenguaje de señas que presentó la víctima, que padece discapacidad auditiva, fueron los argumentos de la jueza primera Felicia Altamirano Montenegro, del Distrito Penal de Juicios de Jinotega, para declarar no culpable a Erickson Sevilla Rodríguez, lo cual fue señalado de injusticia por tres organizaciones de personas con discapacidad.

Según el doctor José David Zúñiga, abogado de Los Pipitos, entre los señalamientos están que la jueza no tomó en cuenta los elementos probatorios ni testificales, y menos que la víctima era menor de edad cuando ocurrió el delito. Destacó que a eso se suma el retardo de justicia por no notificar su resolución en el tiempo estipulado para la apelación que harán del caso, también considerado discriminatorio, y señalan que hubo tráfico de influencias para dejar en libertad al acusado.

"Fallo apegado a derecho"

Ante esto, la jueza primera del Distrito Penal de Juicio del departamento de Jinotega dijo: “El fallo que emití fue totalmente apegado a derecho, teniendo en cuenta los principios que rigen todo proceso y a los que nos debemos los jueces, siendo estos la transparencia, la imparcialidad y la independencia judicial”.

Manifestó que ni en este ni en ningún otro caso ha recibido llamada alguna de parte de un magistrado, sea este del Tribunal de Apelaciones (ni) de la Corte Suprema de Justicia. “No me van a influenciar a la hora de emitir un fallo, sea en uno u otro sentido, de un caso determinado, eso lo niego enfáticamente”, enfatizó.

La denuncia contra la jueza fue interpuesta en la Procuraduría en Defensa de los Derechos Humanos, PDDH, por representantes de la organización Los Pipitos, Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad, Feconori, y Asociación Nacional de Sordos de Nicaragua, Ansnic. El procurador Omar Cabezas delegó a tres procuradoras especiales para dar seguimiento al caso. Por esto las organizaciones mencionadas han solicitado audiencia con la magistrada Alba Luz Ramos.

Historia

El caso ocurrió cuando la joven sorda fue dejada en el municipio de Yalí al cuidado de Blanca Rodríguez, madre del señalado, sin embargo, según la declaración de la afectada, el primero de marzo de 2010, Erickson la violó y quedó embarazada.

Dada la situación de la adolescente, y sin saber qué hacer, ella continuó viviendo en la casa hasta que logró irse a su comunidad, pero la madre del agresor prometió que cuidaría a la niña, que él daría su apellido.

A cuatro días de dar a luz a una niña, la señora se la llevó. Alegan que hasta el momento se desconoce el paradero de la criatura. El doctor Zúñiga dijo que la víctima cedió a la niña, dado el trauma de la violación y las escasas condiciones económicas, pero interpondrán la denuncia ante las autoridades competentes para dar con el paradero de la bebé.

La judicial alegó que la denuncia fue interpuesta el 5 de abril de 2011, un año después de los hechos señalados, esto a pesar de que la familia y Los Pipitos, estaban al tanto de lo sucedido, e insistió en que se comprobó que existía una relación consentida.

“Se le ha dado a la joven el acceso a la justicia, hubo dos traductores de lenguaje especial para que ella se expresara de la mejor manera posible, pero esto no me obliga a mí a que por la sed de justicia envíe a la cárcel a alguien cuando no se me demostró su culpabilidad”, dijo la jueza.