•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El exdirigente del sindicato de trabajadores judiciales “Justo Rufino Garay”, Luis Enrique Gutiérrez, y el exchofer del Juzgado Tercero Distrito Civil de Managua, Edgard Estrada, habrían devuelto US$600 que presuntamente cobraron como “coima” por una sentencia favorable a Ernesto Morales. Ambos señalados niegan el hecho.

El caso salió a luz pública a través de la declaración notarial hecha por Morales y por su primo Donald Ocón, ante el abogado Herrol Moraga Usaga, el 7 de septiembre de 2011.

En la declaración notarial, Morales expresa que Gutiérrez y Estrada le solicitaron US$1,800 para “agilizar” un juicio y obtener una sentencia a su favor en el juzgado mencionado.

Según Morales, como él no pudo reunir los US$1,800 exigidos inicialmente, Gutiérrez y Estrada aceptaron que les pagara US$600 por la agilización de la sentencia.

Gutiérrez y Estrada, ambos trabajadores activos en ese entonces de los Juzgados de Managua, le habrían dicho a Morales que actuaban como intermediarios de extitular del Juzgado --Napoleón Sánchez--, y que el dinero solicitado por ellos era para que el juez agilizara la sentencia, según la declaración notarial.

En septiembre de 2010, varios meses después de haber entregado el dinero, y al ver que el entonces juez Napoleón Sánchez no emitía la sentencia, Morales comenzó a reclamar a Gutiérrez y a Estrada en la oficina del sindicato en los Juzgados en Nejapa.

En noviembre de ese año, Morales comenzó a grabar sus conversaciones con ambos.

Según el denunciante, cuando él llegaba a la oficina del sindicato a exigirle la devolución de su dinero, Estrada y Gutiérrez simulaban llamar por teléfono al exjuez a la vez que le pedían tener calma.

El denunciante refiere que en noviembre de 2010 en un intento por calmar su reclamo, Estrada lo llevó a mostrarle unos terrenos cerca de Chiquilistagua, donde se encuentra un rótulo del Poder Judicial ofreciéndole reponerle el dinero con uno de los terrenos y con una pistola calibre 22.

Citados y emplazados

Ernesto Morales cansado de ir a cobrar a la oficina del sindicato, citó a ambos para el 29 de diciembre de ese año en su casa en el barrio San Judas.

Según Morales, en la fecha referida les hizo saber a los entonces empelados judiciales que los tenía grabados y que era mejor para ellos que le devolvieran los US$600.

Fue por esa razón que el exdirigente sindical Enrique Gutiérrez y Estrada se comprometieron a devolver el dinero en dos partidas de US$300 cada una, se explica en la declaración notarial.

Señalados se defienden

Edgard Estrada, quien sigue laborando para el Poder Judicial, dijo a El Nuevo Diario que la denuncia del supuesto cobro y posterior devolución de los US$600 “es un montaje, con la intención de perjudicarlo”.

“Esto” --la denuncia-- es algo falso. Eso ya lo aclaramos con el sindicato”, afirmó Estrada, agregando que existen personas que tienen la intención de perjudicarlo, señalando entre ellos a Enrique Gutiérrez y a su exjefe, el ahora asesor de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, Napoleón Sánchez.

Por su parte, Enrique Gutiérrez en declaraciones vía telefónica aseguró no tener nada que ver con los hechos: “Yo no sé nada de eso” --de la denuncia--. Yo tengo más de un año de no estar en los Juzgados y no he sido intermediario de nadie”.

Al referirse al señalamiento hecho por Estrada de que él está entre las personas que lo quieren perjudicar, Gutiérrez negó estar interesado en querer afectar a su excompañero de trabajo. “¿A quién voy perjudicar yo, si más bien me han perjudicado a mí?”, concluyó el entrevistado.