•   Chontales, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

No tener sus dos piernas para caminar y ver con dificultad, solo con su ojo derecho, no le impide a Paola Estelvina Lanzas Villanueva, de 77 años, originaria de Juigalpa, tener ese espíritu servicial y social de educadora a pesar de que se encuentra jubilada, recibiendo un salario que ella misma califica de “pobre”.

Paola Estelvina es maestra de generaciones, ya que durante 40 años impartió clases de primaria y secundaria.

Hoy, de no ser por la ayuda que recibe de su hijo mayor estaría pasando serias dificultades económicas, ya que por su jubilación recibe C$2,700, que “no es la gran cosa”, señala.

Cuenta que a raíz de que se jubiló debido a problemas de salud, en 1990, recibía inicialmente C$200 córdobas, pero con el pasar de los años el gobierno a través del Ministerio de Educación le fue incrementando hasta llegar a los C$2,700 que recibe en la actualidad.

Señaló que ese salario todavía es “muy pobre”, porque no le ajusta para la manutención de su casa y la de su otro hijo que no trabaja porque tiene problemas de discapacidad. Ella tuvo dos hijos que crió y educó sola.

En la Normal de Managua

“Soy una persona con mente despejada que rápido capta las cosas y no olvido”, resalta Paola Estelvina, quien estudió Magisterio en la Escuela Normal de Managua, y luego Secretariado y Contaduría Pública en la Escuela de Comercio Americana…, corría entonces el año de 1952.

Pero no se detuvo allí, continuó estudiando, y a sus 60 años se graduó de abogada en la Uponic de Juigalpa, donde ejerció la profesión durante siete años, aunque en la actualidad, ”si alguien me busca para que le haga un notariado yo se lo hago. Soy abogada y notaria pública”, indicó orgullosamente.

Contó que gasta poco en medicinas porque pertenece a la Organización de Pacientes Crónicos del Centro de Salud de Juigalpa, por su problema de diabetes, razón por la cual perdió sus dos piernas y la vista la está perdiendo poco a poco.

“Yo no vivo preocupada, ni amargada ni desolada, me acuesto tranquila y me levanto de igual manera… me fascina contar chistes, y si alguien quiere que le ayude en sus estudios lo hago, pero en mi casa”, dice.

Paola Estelvina Lanzas Villanueva, por sus méritos de excelente educadora ha recibido varios reconocimientos, entre ellos la orden “Josefa Toledo de Aguerri” y la “Gregorio Aguilar Barea”.