•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La participación del sector privado es clave para prevenir la violencia en Centroamérica, concluyó el rector del Instituto Centroamericano de Administración de Empresas, Incae, Arturo Condo, después de participar en los foros de la sociedad civil que se realizan desde ayer en Tegucigalpa, Honduras, sede de la XXXIX Cumbre del Sistema de Integración Centroamericana, SICA.

El catedrático fundamentó su afirmación al señalar que entre el 50 y el 70% de los delitos registrados en la región centroamericana son cometidos por una minoría de jóvenes transgresores.

Asimismo, estimó que un 27% de los jóvenes centroamericanos no estudian ni trabajan.

“Debemos enfocarnos en esto, que es la pieza más alarmante de nuestro problema estructural. Tenemos una “generación perdida” de jóvenes. Pero podríamos tener la posibilidad de capturar a tiempo a esa próxima generación”, resaltó Condo, quien insistió en que “la violencia es estructural, no coyuntural”.

Durante su exposición, el catedrático recordó que Centroamérica tiene la tasa de homicidios más alta del mundo: 44 por cada 100,000 habitantes, donde los homicidios son la segunda causa de muerte.

Explicó que aunque el sector público es central en la lucha contra la violencia, el privado es importante a la hora de crear modelos de negocios que brinden oportunidades y entrenamiento a la juventud en riesgo.

“El sector público es responsable de la seguridad ciudadana y del fortalecimiento del Estado de Derecho, así como de la educación pública, pero la participación del sector privado es muy importante, porque crea modelos de negocios con oportunidades de trabajo y entrenamiento a los jóvenes, y de forma preventiva, influyendo en el comportamiento futuro de esa población, brindándoles oportunidades para dedicar su tiempo a actividades productivas”, señaló.

Corredor de drogas

Datos oficiales indican que por la región pasa el 87% de la droga hacia Estados Unidos, y que en el Triángulo del Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) operan grupos mafiosos de pandillas que han elevado los índices de criminalidad.

En este sentido, también los cancilleres centroamericanos se reunieron en Honduras para celebrar la cumbre de presidentes, bajo el slogan: “Una Lucha de Todos, el Nuevo Enfoque de la Seguridad en Centroamérica”.

Estados Unidos participa en los encuentros en su condición de observador del SICA, a través de la Secretaria de Estado Adjunta para América Latina, Roberta Jacobson.

La cumbre “es para revisar los programas y ajustarlos de manera que puedan ser más efectivos”, dijo Jacobson desde San Salvador, en una escala de su gira que la llevará a Guatemala y a Honduras.

“La reunión de Tegucigalpa del SICA es la primera de nosotros como observadores formales, y eso significa que Estados Unidos tiene un papel formal en el SICA, y estamos muy orgullosos de eso, de que somos observadores ahora”, destacó Jacobson.

El acuerdo comercial con la UE

Hoy se espera que los países del istmo centroamericano firmen el Acuerdo Comercial con la Unión Europea, que abarca el establecimiento de una zona de libre comercio, un diálogo político que se llevará cabo entre organismos de las dos zonas, y un refuerzo de la cooperación en ambas vías, con el reconocimiento de las asimetrías.

Durante la cumbre también se prevé la incorporación de Panamá al Subsistema de Integración Económica, y el traspaso de la presidencia pro-témpore del SICA de Honduras a Nicaragua.

Por su parte, el secretario general del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, Juan Daniel Alemán, declaró que el acuerdo con la UE tendrá un impacto “muy positivo” en el bloque centroamericano, pues “contribuirá a fortalecer y a diversificar aún más la integración y la cooperación regional”, entre otros beneficios.

Además, “incrementará la inversión, al ofrecer mayores garantías jurídicas, y puede hacer que los países del SICA consoliden más su comercio exterior”, añadió el funcionario regional, quien participará en la cumbre en la capital hondureña.

Consideró que gracias al acuerdo con la UE, “los países centroamericanos, para ser más competitivos y no competir entre sí, se verán incentivados a integrar, o al menos a coordinar, la oferta exportable y las importaciones, en un esfuerzo conjunto” entre los gobiernos y los productores.

Alemán comentó que, aunque no estuvieran preparados totalmente para aprovechar el Acuerdo de Asociación, es importante que los países centroamericanos tengan una amplia relación comercial con el bloque europeo.

“Preparado nunca se está, más que un momento”, pero “la historia de la relación económica entre Europa y Centroamérica no empezó con el Acuerdo de Asociación; existen ya muchas experiencias, tanto de exportación como de importación, muy exitosas” que pueden “ser expandidas”, enfatizó.