•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El director de Conservación Vial del Ministerio de Transporte e Infraestructura, MTI, Carlos Silva, aseguró que se detuvo la construcción de la carretera en la reserva de Bosawás, mientras el procurador ambiental de la Procuraduría General de la República, PGR, José Luis García, afirmó que la misma no se estaba construyendo en una zona protegida y está alejada del núcleo del bosque.

Silva dijo que esa institución no había autorizado la construcción de dicha carretera, pero que “ya se ha detenido y no ha avanzado”, sin embargo, lo que desconoce el funcionario es si el Ministerio del Ambiente y Recursos Naturales, Marena, dio el aval para la realización de la misma.

Indígenas del municipio de Bonanza han denunciado en diferentes escenarios la construcción de 4.5 kilómetros de carretera en una zona boscosa, y que la misma supuestamente está avalada por la alcaldía de ese lugar. Ante la Fiscalía interpusieron la denuncia contra el alcalde Alexander Alvarado por los delitos de aprovechamiento ilegal de recursos, violación a la veda forestal y crimen organizado.

García aseveró que se determinó que la zona protegida del bosque no fue afectada, y que la construcción de la carretera la había iniciado la Alcaldía de Bonanza en un lugar que era utilizado por la comuna y por los pobladores, pero que desconoce qué empresa es la que estaba realizando la obra, y si contaba con un estudio de impacto ambiental.

El Nuevo Diario ha buscado una entrevista con funcionarios del Marean a cargo del caso, pero no se ha obtenido una respuesta positiva. Por otro lado, el director de la Unidad Ambiental del Ministerio Público, José Rubén Gutiérrez, en declaraciones recientes, dijo que giró oficios al alcalde de Bonanza, Alexander Alvarado, a los representantes del Marena, a los del Instituto Nacional Forestal, Inafor, y a los del MTI, para que expliquen sobre la ilegalidad o no de la construcción de la carretera.