•   Granada, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El paro laboral que durante dos días sostuvieron los trabajadores del área de barrido de la Alcaldía de Granada, concluyó este viernes sin que la comuna saldara la millonaria deuda que tiene con sus empleados. Un acuerdo sostenido entre el edil, Eulogio Mejía Marenco, y los líderes sindicales de la Central General de Trabajadores Independientes, CGTi, permitió reanudar las labores a cambio del pago de dos semanas, de un total de diez, que no han sido remuneradas.

El secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados de la Alcaldía de Granada, afiliado a la CGTi, Manuel Chávez, reiteró que los empleados mantuvieron una “protesta cívica” para demandar a las autoridades la entrega del salario a más de cuarenta trabajadores encargados del barrido de calles, parques y otras áreas municipales, además de otra cantidad de obreros que laboran en ornato y obras públicas.

“El jueves pagaron una semana y el viernes pagaron la otra, pero todavía quedan pendientes ocho semanas. El alcalde se comprometió que con el dinero que vaya entrando a las arcas, con eso irá saldando la deuda… los sindicalistas estamos conscientes de que los dos alcaldes anteriores dejaron una deuda de tres millones y medio de córdobas en concepto de salarios y él continua asumiendo eso, pagó siete millones de córdobas a la Dirección General de Ingresos, DGI, y otros doce millones de córdobas al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social”, indicó Chávez.

William Martínez, director de Servicios Municipales de Granada, indicó que superado el problema, desde este viernes los trabajadores volvieron a sus labores, ya que durante dos días la ciudad no tuvo servicio de limpieza de calles.

“En los dos días calculamos hubo un acumulado de seis toneladas de basura, tanto en las calles como en los cauces y predios de la ciudad”, indicó el funcionario, quien añadió que los trabajadores se comprometieron a redoblar esfuerzos para realizar la limpieza.

Evasión de impuestos

La municipalidad debe también cuatro quincenas (dos meses) de salario a los trabajadores administrativos, pero el edil justificó que la Alcaldía de Granada tiene un fuerte déficit financiero a causa de la evasión de impuestos. “La comuna deja de percibir aproximadamente nueve millones de córdobas porque la gente no quiere pagar impuestos por bienes inmuebles, basura, matrículas, etc., ese dinero queda fuera”, dijo.

De captar esa suma, Mejía aseguró que se podría saldar la deuda con todos los trabajadores municipales, cifra que a la fecha ronda los cuatro millones y medio de córdobas.

Pero además, la entidad ya no recibe otros importantes fondos como el que provenía del uno por ciento de la facturación eléctrica municipal y que ahora pasa a la caja central del Gobierno, dijo. “Ese uno por ciento significaba 200 mil córdobas mensuales; se nos fue de las manos”.

El funcionario añadió que esa insolvencia se ha acumulado, en cierta medida, por el bajo costo de una partida de nacimiento (15 córdobas) y la tasa por permiso de operación de un taxi (25 córdobas mensual) dispuesto por el Tribunal de Apelaciones de Granada, TAG, disposición que el alcalde calificó de “ridícula”.