•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El director del Instituto Nacional de Defensa del Consumidor, Indec, Marvin Pomares, insistió ayer que aprovechando la estabilidad en la tarifa de energía y la sensible disminución en los precios de los combustibles se deben revisar los precios de los 53 productos de la canasta básica, así como el transporte interurbano.

“Creemos que esto debería resultar en una reducción (del precio) de la canasta básica, sin embargo, vamos a ver el comportamiento ahora que la baja de los combustibles es sustancial”, precisó Pomares.

Agregó que la tendencia alcista de los lácteos, de la canasta básica y de los perecederos ha sido justificada por los altos precios en que estaban los combustibles, pero ahora que bajan los carburantes, los precios de los productos se mantienen estáticos.

“El Mific (Ministerio de Fomento, Industria y Comercio) debe estar atento a esta situación; el gas licuado a nivel interno ha bajado más que los combustibles, en nueve semanas C$288 el de 100 libras y C$32 el de 25 libras, es justo que los productores no mantengan congelados los precios”, indicó Pomares.

Asimismo, declaró que el Ministerio de Transporte e Infraestructura debe analizar las tarifas, porque “no es posible que los usuarios sigan pagando altos precios por trasladarse”.

“Se debería reducir (porque) al igual con el sector selectivo nos llegan quejas de los altos precios de las carreras de taxis. Hay que revisar esos costos, pero no vemos eso tampoco”, puntualizó Pomares.

Por otro lado, el dirigente del Movimiento Comunal Nicaragüense, Enrique Picado, manifestó que en este país cada vez que aumenta el precio del combustible, tiene un efecto en la canasta básica, “el taxista y el busero reclaman y suben sus precios, de tal manera que siempre el que paga es el consumidor”.

Ambos coincidieron en que el gobierno debe seguir haciendo esfuerzos por cambiar la matriz energética para depender menos del petróleo.