Francisco Mendoza S.
  •  |
  •  |
  • END

MATAGALPA

Dos hermanos y estudiantes de la Escuela “Rubén Darío”, de 16 y 14 años, fueron atrozmente asesinados cuando regresaban a su hogar ubicado en la comarca El Castillo, municipio de Matagalpa, según reportaron las autoridades policiales.

Karen Esmeralda y Ricardo Cruz Rayo, de 16 y de 14 años, respectivamente, son los nombres de los dos estudiantes cuyos cuerpos fueron encontrados en horas de la noche en los potreros de la finca La Confianza, propiedad del productor Pío Antonio Cruz, según las declaraciones a la Policía del padre de los jovencitos, José Ricardo Cruz Díaz, de 43 años.

Don José Ricardo dijo que sus hijos viajaban todos los sábados a estudiar a la Escuela “Rubén Darío”. En la mañana salían en el bus de Marlon Lúquez, y por la tarde regresaban en la camioneta de Ramón Zeledón, quien los dejaba en el empalme El Castillo, a unos 600 metros de la vivienda, a donde los llegaba a esperar Bismark Cruz Rayo, de 11 años.

El padre aseguró que ese día el niño vio pasar la camioneta hacia la capilla católica de la zona, por lo que se dirigió al lugar donde siempre esperaba a sus hermanos mayores, pero se llevó tremendo susto al encontrarlos muertos, por lo que le dio aviso a su padre y éste a las autoridades policiales, quienes se presentaron al lugar junto el médico forense para realizar las investigaciones correspondientes.


Enamorado, principal sospechoso
Al parecer, el asesino o asesinos tenían un odio incontrolable en contra de los dos hermanos, porque la jovencita presentaba dos heridas en el cuello que le cortaron la yugular y múltiples heridas en ambas manos. Todo indica que la joven trató de evitar que el criminal le quitara la vida, pero además presenta heridas en la espalda.

Al criminal no le bastó con terminar con la vida de la muchacha, sino que procedió a violarla, porque se encontró una secreción transparente y morada en sus partes íntimas.

Mientras que el menor de 14 años presentaba heridas en la yugular y arteria cervical izquierda, así como múltiples heridas en la espalda, según el dictamen del forense.

Los agentes montaron un operativo en la zona del crimen, y lograron capturar a tres sospechosos del doble asesinato, entre ellos a un sujeto de 22 años que era un empedernido enamorado de la jovencita. Éste, según las investigaciones realizadas por la Policía, días antes había amenazado de muerte a la estudiante de 16 años por no acceder a sus pretensiones, pero por si esa fuese poca prueba, le ocuparon una cadena de oro propiedad de la víctima.

La Policía también detuvo a otro sujeto que pasaba por el lugar y presentaba una lesión en uno de los dedos de la mano y manchas de sangre en su ropa.

Un equipo técnico de investigaciones de la Policía Nacional continúa con los trabajos investigativos, y hay una tercera persona detenida.

El doble asesinato mantiene alarmados a los habitantes de la comunidad El Castillo, que ya no quieren mandar a sus hijos a la escuela.