•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Alma Nubia Jarquín, quien trabajó en la División de Personal de la Policía Nacional, ya no está físicamente con sus colegas uniformados, pero vivirá por siempre en el recuerdo y en el corazón de quienes han hecho suya la causa de la lucha contra el cáncer de mamas y otros padecimientos. Ella les dejó un regalo: la “Cadena de Amor”.

Ayer, los oficiales realizaron una vez más, en las instalaciones del edificio de Plaza El Sol, la feria denominada “Cadena de Amor”, pero esta vez sin la persona que motivó e inspiró a muchos para unir “granitos de arena” que sirven para salvar vidas: Alma Nubia, quien se rindió a la muerte a sus 42 años, el pasado 12 de junio.

 “Cadena de Amor” es una iniciativa solidaria que surgió en las filas de la Policía Nacional, para ayudar a las mujeres que padecen cáncer de mamas, pero la misma se ha extendido, brindando apoyo a oficiales que padecen males como el cáncer de próstata, de pulmón y otras enfermedades.

El cáncer de mamas afectó su salud y trajo complicaciones en su familia, pero lejos de darse por vencida, Alma Nubia luchó contra las adversidades de la enfermedad, y desde 2008 atrajo la solidaridad de los miembros de esta institución, e hizo florecer en sus familiares las ganas de ayudar a los demás.

Una lección de vida

“Fue como una lección de vida para todas, porque Alma Nubia se resistió todo el tiempo a esta situación en la que se vio, pero más que eso, nosotros lo hemos asumido como una enseñanza sobre cuánto se debe luchar por las ganas de vivir, y siempre pensando de forma positiva. Alma Nubia siempre estuvo constante ayudando a otras mujeres, y nosotros como familia eso lo hemos asumido como un compromiso”, dijo Gabriela Benavides, sobrina de Alma Nubia.

Y es que ahora la familia de la fundadora de “Cadena de Amor”, ejecuta diversas iniciativas para ayudar a las personas que padecen este mal: han abierto una cuenta en la red social Facebook, donde las mujeres pueden encontrar información y consejos sobre el tema, además, han elaborados camisetas que llevan escrito el nombre de Alma Nubia para venderlas y ayudar a la causa.

FOG, mano amiga de la Policía

La comisionada mayor Gloria Mendoza, segunda jefa de la División de Personal de la Policía Nacional, recordó que Alma Nubia inició vendiendo sus pertenencias para hacerle frente a la enfermedad, pero luego recibió el apoyo de sus compañeros de trabajo.

“La Cadena de Amor somos todos los que tenemos ganas de vivir, solidaridad, entusiasmo, energía, que nos inculcó Alma Nubia para luchar; ella que sintió en carne propia esta enfermedad y que luchó hasta el fin”, dijo Mendoza.

Aunque la jefa policial no precisó a cuánto asciende el monto económico que posee “Cadena de Amor”, indicó que desde 2008 a la fecha ha beneficiado a más de 1,000 policías.

Pero entre 2009 y 2011, “Cadena de Amor” invirtió y recibió C$970,500 en medicamentos, que beneficiaron a 565 policías, y otorgó C$353,260 en concepto de exámenes especiales para 135 beneficiarios.

A su vez, 11 oficiales recibieron equipos auxiliares valorados en C$82,190, y 60 obtuvieron ayuda para transportarse, lo que significó un monto de C$98,433.

Las autoridades policiales están agradecidas con la mano amiga que les ha extendido la Fundación Ortiz Gurdián, FOG, al facilitarles exámenes de mamas gratuitos, y otros. En el período antes mencionado, la FOG atendió a 338 uniformadas atacadas por el cáncer.

Un consejo de Alma Nubia: “Deben chequearse”

A pesar de padecer los fuertes dolores que le producía la enfermedad, Alma Nubia sonreía y disfrutaba al estar con sus amigos. En noviembre del año pasado, este reportero conversó con ella, y estas fueron las palabras de aliento que exteriorizó:

“Ir superando este padecimiento significa mucho, porque sufre tu familia y vos te decís: si me hubiera visto a tiempo no estaría pasando esto, por eso la ‘Cadena de Amor’ hace un trabajo preventivo en las diferentes delegaciones. Este tratamiento (contra el cáncer de mamas) supera los US$10,000, y hay peligro de muerte si no se atiende a tiempo. Mi mensaje es que, a pesar de que el trabajo policial es muy fuerte, deben chequearse con el doctor y hacerse los autoexámenes”, recomendó Jarquín.

Este fue su último testimonio periodístico de vida.