•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Es conocido como el mercado más grande de Centroamérica, ya que se extiende de forma dispersa a lo largo de 100 manzanas. Se le llama “El Oriental”, y en este populoso lugar de compras se estima que laboran alrededor de 50,000 personas en la absoluta informalidad, donde las formas de pago difieren, y la mayoría no está afiliada al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS.

Una de ellas es Yahoska Mendoza, dependiente de un puesto de ropa en el Mercado Oriental, donde devenga un módico salario de C$4,500 mensuales. Ella no cotiza en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, pues su jefa no la ha afiliado, pero confiesa que tampoco tiene interés en hacerlo, ya que ha tenido experiencias negativas.

Mendoza relató que hace algunos años laboraba en una empresa de zona franca, y a pesar que pagaba su cotización, nunca pudo hacer uso de los beneficios, ya que no aparecía inscrita en el INSS.

A la lista de trabajadores informales en el Oriental, se agrega el vendedor de un puesto de electrodomésticos, Pedro Delgado, que aparte de no tener ningún tipo de seguro social, no cuenta con salario básico, ya que sus ingresos dependen de las ventas que realice al día. “Pero sí me gustaría estar asegurado, se lo he pedido a mi jefe y en eso estamos”, indicó.

INSS no se proyecta

En cambio, hay otros que desconocen el rol del INSS, sus beneficios, y que es un derecho social obligatorio e irrenunciable. Prueba de ello es la comerciante de calzado, Silvia Chávez, quien en 10 años que tiene de vender en el mercado, “nunca han venido (el INSS) a ofrecerme que me asegure… Si lo hicieran, tal vez me interesaría”, indicó.

Así mismo, la comerciante de ropa Teodora Duarte ha optado por otro tipo de seguro. “Yo pago un seguro de vida en un banco, me cuesta C$300… Y si muero (el banco) le da a mis hijos US$10,000 y eso es muy bueno. Pero del INSS no sé nada, y no tengo recursos para pagar más seguros”, manifestó Duarte.

“Solo tengo seguro de vida, porque primero tengo que pagar mis deudas, no puedo pagar seguros sociales… Mi negocio es pequeño”, aseveró la comerciante de electrodomésticos, Norma Robleto.

En el recorrido que realizó El Nuevo Diario por el mercado, la mayoría de las comerciantes ha contratado este tipo de seguro de vida, que garantiza recursos a sus familiares, pero no así a sus empleados, que solo tienen beneficios por comisión de ventas.

De acuerdo con estadísticas oficiales, el INSS cerró el año pasado con un total de 596,328 asegurados, de los cuales apenas 64,852 cotizantes pertenecen al sector comercio. De estos últimos, 46,031 son afiliados en Managua.

Miles de comerciantes morosos

El gerente general de la Corporación Municipal de Mercados de Managua en el Oriental, Commema, Augusto Rivera, estimó que hay alrededor de 50,000 trabajadores, entre comerciantes, empleados y por cuenta propia. Según sus estimaciones, esa cifra aumenta en un 10% cada año, y la gran mayoría de los trabajadores no están afiliados al INSS.

Rivera explicó, además, que en el Mercado Oriental estiman que se mueven alrededor de 18,000 comerciantes, entre fijos, eventuales fijos (que no tienen puesto establecido, pero diario llegan al mercado), eventuales y ambulantes. Estos dos últimos no pagan ninguna especie de canon o impuesto.

Del total de comerciantes, Rivera estimó que 13,386 comerciantes fijos pagan impuestos por matrícula a la Alcaldía, que oscilan entre C$100 y C$500; además, canon de arriendo, despacho y terreno a Commema, que no superan los C$200, y, en su mayoría pagan Impuesto sobre la Renta, IR, a la Dirección General de Ingresos, DGI.

Sin embargo, el gerente de Commema Oriental, opinó que los comerciantes “no tienen cultura de pago” ante las obligaciones municipales o fiscales, en parte a eso se debe que no inviertan en seguridad social, y que el 70% de los vendedores se mantengan morosos con respecto a la Alcaldía y a Commema.

No obstante, el Mercado Oriental es un importante dinamizador de la economía nacional, ya que se estima que sus transacciones representan alrededor de C$2,000 millones por mes, y en diciembre y en Semana Santa esa cantidad se duplica.

Hoy inicia la discusión oficial sobre un nuevo proyecto de Reforma Tributaria, que se desconoce si afectará directa o indirectamente al “Oriental”. Hasta la fecha, la mayoría de comerciantes trabaja bajo la categoría de cuota fija, que beneficia a los pequeños comerciantes que registran y reportan ventas menores a los C$40,000 mensuales, por tanto, pagan a la DGI montos promedios de C$2,000 y no el 30% de sus ventas como es el régimen General de IR.

Sin embargo, a juicio del gerente general de Commema Oriental, el Gobierno debe revisar el caso de los importadores en ese populoso mercado capitalino, ya que tienen ventas por encima del promedio de la cuota fija.

Sector informal totalmente desprotegido

Según el exfuncionario del gobierno de Enrique Bolaños y experto en seguridad social, Cairo Amador, el trabajo informal es la práctica laboral más desprotegida, ya que, aparte de no tener ningún tipo de aporte para atención durante la vejez, ni para la salud, reciben salarios inferiores al salario mínimo.

Además, señaló que no cuentan con organizaciones que protejan los intereses del trabajador, los horarios laborales no se respetan y tampoco se pagan horas extras.

Amador recomendó iniciar un proceso de formalización, en donde el Estado tenga una labor propositiva en términos de orientar a los trabajadores, así como a los patronos, sobre las ventajas y beneficios de la formalidad. A los trabajadores, sugirió que “se organicen, que ejerzan presión, que demanden…”

INSS debe ampliar la base de afiliados

En tanto, el economista René Vallecillo opinó que si el INSS tuviera cobertura del millón de empleos informales que actualmente existen en el país, no habría necesidad de hacer una reforma a la seguridad social, por falta de recursos. De acuerdo con auditorías de la institución, si no se incrementan los ingresos en los próximos años, el capital del INSS resultaría insuficiente para soportar sus obligaciones de cara a 2017.

Agregó que se deben ejecutar programas de educación y promover la reducción de costos para ingresar a un mayor número de trabajadores a la formalidad.

Dividido en tres zonas

Actualmente el Oriental está disperso en unas 100 manzanas de tierras, que conforman los barrios San Luis, Bóer, 19 de Julio, Los Ángeles, Campo Bruce y gran parte de Ciudad Jardín.

El Oriental está distribuido por zonas. La Zona 1 corresponde a los establecimientos de ropa, calzado y electrodomésticos; la Zona 2 es la parte de ferretería, comidas y abarrotes, y la Zona 3 es de repuestos y perecederos.