•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

En baldes, en tinas, a pie, en carro o en motocicleta, todos los medios fueron válidos ayer para muchos habitantes del populoso barrio Costa Rica de la capital, que desesperados lograron llevar un poco de agua a sus hogares desde un hidrante esquinero que echó a borbollones el vital líquido, tras dos días seguidos con los grifos domiciliares secos.

Al mediodía de este domingo, los vecinos --en su mayoría jóvenes que podían cargar baldes-- se arremolinaban alrededor del hidrante, con el único objetivo era conseguir el agua que por razones que desconocían no tenían en sus hogares.

Johnny Acevedo, de 52 años, fue uno de los habitantes que realizó hasta cuatro viajes a bordo de su motocicleta para trasladar un bidón repleto de agua.

“Acarreamos (agua) para lavar trastes, esto no es usual, pero es que Enacal empezó a hacer unos trabajos, y no avisó nada”, dijo Acevedo, mientras se aprestaba a realizar un último viaje hasta el hidrante, convertido a esas alturas en un baño público en una de las avenidas principales del sector.

Al igual que él, mujeres y niños acaparaban el hidrante ubicado del desaparecido cine Colonial, cinco cuadras al Norte, para llenar con agua porras, baldes, pichingas o lo que fuese necesario. “Hice como ocho viajes solo porque (el agua) la necesitamos más que la energía, más que todo para bañar a los niños”, señaló el ama de casa Mayling Bravo, quien no tuvo la suerte de otros vecinos situados barrio abajo (hacia el Norte), que lograron obtener el vital líquido en la madrugada y pudieron bañarse.

“Dos veces eché viaje. Cuando avisan nosotros podemos recoger agua”, dijo otra de las afectadas, María Lourdes Mendoza, que tuvo que abastecerse en el hidrante que tiró agua por más de dos horas.

Camión provoca avería

Lo que los vecinos no sabían era que a tres cuadras de ahí, una cuadrilla de la Empresa de Acueductos y Alcantarillados, Enacal, trabajaba apuradamente en una tubería dañada para restablecer el servicio cuanto antes.

Domingo Blass, con 16 años de experiencia en el mantenimiento de agua potable, dijo a El Nuevo Diario que el problema se suscitó después de que un camión quebró “el cilindro que cubre la válvula”, es decir, la llave que se abre o cierra para abastecer de agua a los pobladores de la zona.

“Se deja sin agua una buena parte del barrio para hacer la reparación. Ese hidrante de donde están sacando agua es un hidrante que llamamos de limpieza, para que este (sector dañado) quede seco, o sea que no me llegue agua donde estoy reparando, realmente que eso (el agua en el hidrante) los agarró de sorpresa”, dijo Blass.

Sin embargo, pese al trabajo de la cuadrilla de Enacal, hasta las 6:00 p.m. de ayer el agua no regresaba aún a muchos hogares del barrio Costa Rica.

Agua es fundamental

Datos de la Organización de Naciones Unidas, ONU, indican que más de 800 millones de personas no tienen acceso a agua potable en el mundo.

En junio pasado, durante la presentación de la quinta edición de las Perspectivas del Medio Ambiente Mundial (GEO-5), establecieron que para poder hacer frente a los desafíos actuales y futuros que plantea el problema del agua, es necesario desarrollar y fortalecer la gestión integrada del agua, así como herramientas de seguimiento apropiadas.

La disponibilidad de agua potable de calidad en cantidades suficientes, es esencial para la dignidad humana, la calidad de vida y la mitigación de la pobreza, refiere el informe, que también señala que, en 2015, más de 600 millones de personas no tendrán acceso a agua potable segura.