•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La toma del colegio público “Primero de Mayo” por parte de estudiantes de quinto año, que exigen el reintegro del profesor de matemáticas Harry Morales, terminó en la investigación de cuatro docentes más que fueron acusados de maltrato.

Así lo confirmó el delegado departamental del Ministerio de Educación, Mined, Sergio Mercado, quien participó en la reunión que se realizó ayer en horas de la mañana entre la directora del centro, Josefina Mayorga, los estudiantes y los profesores, pero no quiso dar más detalles para no “entorpecer” las investigaciones que se van a emprender al respecto.

Mercado mencionó que se conformó una comisión especial para realizar las investigaciones pertinentes, pero se abstuvo de contestar si los cuatro maestros acusados de maltrato también serán suspendidos mientras dure ese proceso.

Patricia Vanegas, una de las docentes que estuvo en la reunión, comentó que los estudiantes reclamantes están siendo apoyados por los dirigentes de la Federación de Estudiantes de Secundaria, FES, y que fueron ellos quienes acusaron a los otros cuatro profesores de “maltrato”.

Morales fue suspendido hace cuatro semanas, luego de que una alumna de quinto año denunciara que le estaba cobrando por aprobarla en su clase. Sin embargo, padres de familia y estudiantes que estaban ayer fuera del centro expresaron versiones encontradas sobre esa situación.

Mientras unos aseguran que hay varios casos de cobro por parte de profesores a alumnos, otros señalan lo contrario, y aseguran que Morales es un docente honesto y que más bien todos los sábados impartía clases gratuitas a los jóvenes que tienen problemas en esta materia.

María Luisa Rocha Romero, madre de una estudiante de tercer año, es una de las que sostiene que Morales cobraba a sus alumnos. Incluso, manifestó que el año pasado su hija sufrió maltrato por parte de un profesor de español, quien supuestamente dejó sin pupitre a la joven, pese a haber dado C$10 para lijarlo y pintarlo, además, que la calificó de deficiente delante de sus compañeros y la amenazó con reprobarla.

Rocha agregó que llevó el caso de su hija a un organismo de Derechos Humanos, y que hay una resolución del Instituto de Medicina Legal que confirma la joven sufrió daños sicológicos por esa situación; sin embargo, según la madre de familia, la directora Josefina Mayorga no hace nada al respecto.

Un grupo de estudiantes que no quiso dar sus nombres por miedo a represalias por parte de sus compañeros y de los docentes, aseguró que en el Colegio “Primero de Mayo” es común que los maestros cobren a los alumnos por aprobarlos en sus clases.

Señalaron que cuando un estudiante va “arrastrado” en una clase, los profesores cobran C$100 para aprobarlo, mientras que cuando tiene solo 60 o 50 puntos acumulados, cobran C$50. “Para la bicha (cerveza)”, es la frase que según estos jóvenes usan los docentes, pues aseguran que no hay un trato de respeto.

No obstante, otro grupo de estudiantes negó tales afirmaciones. Cindy Dávila y Scarlett Hidalgo, de quinto año, indicaron que la acusación contra el profesor Morales es “injusta”, y que por la suspensión de este tienen cuatro semanas de no recibir la clase de matemáticas.

Pese a que según testigos, los estudiantes de quinto año que quieren el reintegro de Morales se tomaron el colegio desde las seis de la mañana, la mayoría de los estudiantes de los demás años pudieron entrar al centro.