•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Comenzaron a golpear la puerta de su casa a eso de las 5:30 de la mañana, y aunque mostró su cédula de identidad para demostrar que no era la persona que buscaban, agentes policiales de la Estación VII se lo llevaron, lo presentaron a los medios de comunicación como acusado por robo con intimidación, y ocho días después obtuvo su libertad.

Este es el caso de Richard Wilfred Espinoza Cruz, de 25 años, quien demanda a las autoridades que le entreguen una copia de su orden de libertad, donde asegura que se menciona el error, pues de no hacerlo podría perder una beca que la organización alemana que lo financia se la está pidiendo.

“Aunque tengo el nombre y el número de chip del oficial, yo no quiero acusar a nadie, no quiero problemas. Lo único que necesito es copia del documento donde se explica el motivo de mi liberación, y lo necesito para mantener mi beca”, asegura Espinoza, alegando que la ha solicitado en la estación policial, y hasta el momento siguen sin proporcionársela.

Según el afectado, cuya denuncia interpuso en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, la detención ocurrió el viernes 29 de junio a eso de las 5:30 de la mañana, cuando varios agentes realizaban una redada, y entre los buscados estaba Richard Wilfredo McLean, de origen costeño, acusado por robo con intimidación.

“Yo estudio para técnico en aire acondicionado. Aunque les mostré que no era la persona que buscaban, que no nací en la Costa Atlántica y ni mi piel es oscura, me dijeron que tumbarían la puerta a patadas. Que me iba con ellos, y que en el proceso judicial el juez decidiría. Me trataron mal y me presentaron como Richard Wilfred Espinoza Cruz alias Richard Wilfredo McLean”, comentó Espinoza.

Flor de María Pereira, abogada del Cenidh, señaló que a esto se le denomina detención ilegal, y los oficiales debieron corroborar los alegatos cuando el aludido mostró su documento de identificación.