•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

Las partidas asignadas a vigilancia no cesan, pese a que este rubro ya contaba con una cifra elevada. En la última sesión extraordinaria, el Concejo aprobó una nueva reforma al presupuesto, en el que se incluyen casi C$2 millones más para seguridad.

Las partidas para vigilancia este año ya habían superado los C$44 millones. La justificación de las autoridades municipales es que debido a la gran cantidad de espacios que estaban rehabilitando necesitaban tener personal para que resguardara la inversión hecha.

Sin embargo, los concejales opositores, que representan una minoría ante el Concejo, en varias ocasiones han criticado estos aumentos, asegurando que corresponden a

fines electorales.

En 2009, este mismo rubro apenas alcanzaba los C$23 millones, pero en constantes reformas ha subido. En la última sesión no hubo excepción, los servicios no personales --como seguridad-- tuvieron una modificación. La nueva cifra para este rubro es de C$46,805,669, casi dos millones más.

Empresas "suertudas"

La empresa de seguridad El Goliat, vinculada a la familia presidencial, es la que ha salido beneficiado, pues a ella le contratan los guardas para “vigilar” las distintas obras que ejecuta o que ya tiene finalizadas la municipalidad.

Los concejales opositores han referido que El Vigilante es otra de las empresas a la que las autoridades de la comu-

na contratan.

A finales del año pasado, miembros de varios sindicatos de la comuna se unieron para exigir a la alcaldesa un aumento salarial. Los quejosos, aburridos de excusas, le demostraron que sí había dinero.

“Dinero hay, pero si reducen el gasto en vigilancia que será de C$44 millones… plata existe para hacer los aumentos y nivelaciones, pero no se quiere dar nada a los trabajadores”, protestó en ese momento Pablo Aguilar, Secretario General del sindicato Fecma-ALMA.

El presupuesto estaba en más de C$2,571 millones, pero con la reforma el incremento fue del 8%, es decir, que ahora la comuna cuenta con un techo de más de C$2,776 millones.