•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El expitcher del equipo Indios del Bóer en la Liga Profesional que se jugó en Nicaragua en los años 50 del siglo pasado, José Guerrero Marenco, habría sido llevado ya muerto, sentado como pasajero, a una funeraria la mañana del pasado 28 de mayo.

Según los hijos mayores de Guerrero Marenco, su hermano por adopción Luis Guerrero Laguna, luego de producirse su muerte lo subió en un vehículo, lo sentó en el asiento delantero derecho y lo llevó a una funeraria cercana a su domicilio, en Jardines de Santa Clara.

Esta situación ha provocado que los hermanos Guerrero Briones, hijos de quien en vida también fue abogado, sospechen de la actuación de Guerrero Laguna.

“Los hijos de don José Guerrero sospechan que ese hombre --Luis Guerrero-- le adelantó la muerte a su padre”, aseguró el abogado, José Abraham Páramo, quien representa a los hermanos Guerrero Briones.

Las suspicacias sobre Guerrero Laguna surgen porque este le habría dicho a una vecina de nombre Martha, el jueves 31 de mayo, que su padre estaba dormido porque le había dado una pastilla de Dormicum”, refirió Páramo.

“Solo cumplí su santa voluntad”

El egresado de la carrera de Derecho, Luis Guerrero Laguna, quien rechaza los señalamientos en su contra y niega ser hijo adoptivo del difunto, dijo que él sepultó a su padre de inmediato “porque él así lo pidió”.

“Mi padre --José Guerrero-- era un hombre tan metódico, que tenía calculada su muerte, y por eso me había dicho que si moría por la noche que espera que amaneciera para enterrarlo, afirmó Guerrero Laguna.

Según Luis Guerrero, la inconformidad de sus hermanos es porque “no quieren cumplir con la santa voluntad” de su padre”, agregando que la misma consiste en que los bienes heredados por él deben ser compartidos entre todos.

“La santa voluntad de mi padre --que también era sabia-- es que nadie era dueño de nada, porque todos nos teníamos que rendir cuentas entre nosotros mismos”, aseguró Guerreo Laguna.

Pero, curiosamente, Luis Guerrero expresó que su padre no estableció en su testamento que él tenga que rendir cuentas a sus hermanos de las dos casas que el difunto le habría heredado en Jardines de Veracruz

Aunque Guerrero Laguna sostiene que él solo cumplió con la voluntad de su padre, reconoció que ha sido interrogado por las autoridades policiales, que le fue allanada su casa, e incluso afirmó que es vigilado por la Policía.