•  |
  •  |
  • END

NUEVA ORLEÁNS / AGENCIAS
El agua rebasó dos diques el lunes en el sureste de Nueva Orleáns durante el paso del huracán Gustav, lo que alimentó temores de inundación a tres años del embate del mortífero huracán Katrina.

Bill Nungesser, líder del distrito de Plaquemines, en la periferia sureste de Nueva Orleáns, exhortó a los habitantes a evacuar inmediatamente la zona.

“Colocaremos sacos de arena, pero estamos peleando una batalla perdida de antemano”, dijo a una radio local. “Un dique se desborda”, agregó. “Partan, partan inmediatamente”, apremió.

El dirigente agregó más tarde a la cadena televisiva CNN que el agua sobrepasaba dos diques y que uno de ellos “puede ceder en cualquier momento”.

Unas 12,500 personas viven en esta área a 90 km al sureste de Nueva Orleáns, pero se ignora cuántas personas permanecen allí, tras la evacuación de dos millones de habitantes, previo al paso de Gustav por Luisiana, al sur de Estados Unidos.

El centro del ciclón tocó tierra este lunes cerca de la localidad de Cocodrie, en la costa de Luisiana hacia las 15H00 GMT, y aunque fue degradado a un huracán de categoría uno, sigue siendo extremadamente peligroso, según el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

A fines de 2005, Nueva Orleáns fue devastada por Katrina, principalmente debido a las inundaciones tras la ruptura de varios diques.


No reportan muertos
El paso del poderoso huracán Gustav el lunes por una región de Estados Unidos al sur de Nueva Orleáns, en el sureño Luisiana, no dejó hasta el momento ninguna muerte en la ciudad, dijo una portavoz de las operaciones de emergencia a la AFP.

“No tenemos hasta este momento ninguna muerte en Nueva Orleáns vinculada al paso del huracán”, dijo Heather Hilliard, del centro de operaciones de emergencia local.

La ciudad emitió una orden de evacuación obligatoria ante la llegada del poderoso huracán. Sin embargo, la Policía calculaba que unas 10,000 personas se quedaron en sus hogares.

Las autoridades informaron que el alcalde de Nueva Orleáns, Ray Nagin, dará una conferencia de prensa el martes a las 08h00 locales (12h00 GMT) en la que presentará un panorama completo sobre los efectos del paso de huracán, y los daños reportados.

En agosto de 2005, Nueva Orleáns fue devastada por el huracán Katrina, principalmente debido a las inundaciones tras la ruptura de varios diques.


El rumbo del huracán
La ciudad de Franklin, a unos 160 kilómetros (100 millas) al oeste de Nueva Orleáns, se preparaba para una embestida directa del Gustav, si el huracán continúa su rumbo actual. Decenas de agentes de Policía, junto con policías estatales y guardias nacionales, aguardaban en un centro de operaciones de emergencia dentro de un tribunal.

Las personas que atendieron las advertencias hechas durante varios días estaban guarecidas en refugios y hoteles a varios cientos de kilómetros (millas) de Nueva Orleáns, con la esperanza de que el Gustav pase sin causar la devastación de Katrina.

Gustav mató al menos a 94 personas durante su paso por el Caribe.

Alrededor de dos millones de personas abandonaron el sur de Luisiana, mientras decenas de miles salieron de las costas de los Estados de Misisipi, Alabama y Texas, ante el recuerdo todavía doloroso de los 1,600 muertos que dejó Katrina en la zona en 2005.

Nueva Orleáns parecía cada vez más un pueblo fantasma, mientras miles cumplían con una orden de evacuación obligatoria ante la posible llegada del Gustav.

La tormenta podría traer consigo oleajes de hasta 4.27 metros (14 pies) de altura y precipitaciones de hasta 51 centímetros (20 pulgadas). Katrina provocó oleajes de ocho metros (25 pies).

Policías y tropas de la Guardia Nacional recorrían la ciudad para prevenir el clima de ausencia de leyes y caos que siguió a Katrina hace tres años.


Se forma nueva tormenta tropical en el Atlántico:”Ike”

En tanto, una nueva tormenta tropical bautizada Ike se formó el lunes en el Atlántico, y podría convertirse en huracán en 48 horas, dijeron meteorólogos en momentos en que el huracán Gustav azotaba Luisiana y otro se acercaba a las Bahamas.

Ike es la novena tormenta tropical de la temporada de huracanes, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) con sede en Miami, luego de que Gustav tocara tierra en Luisiana (sur de EU) y Hanna se convirtiera en huracán cerca de las Bahamas.

A las 21H00 GMT, Ike estaba 2,250 km al este de las islas Leeward, con vientos de 85 km/h, informó el centro en su último comunicado.

“Ike podría convertirse en huracán en uno o dos días”, agregó.


Hanna se convierte en Huracán
Por su parte, la tormenta tropical Hanna, que estaba el lunes cerca de las Bahamas, se convirtió en el cuarto huracán de la temporada, anunció el Centro Nacional de Huracanes estadounidense (NHC), en momentos que Gustav golpeaba la costa sur de Estados Unidos.

El huracán Hanna llega acompañado de vientos fuertes que soplan a unos 120 km/h, y avanza a 7 km/h. A las 17H30 GMT, se encontraba cerca de la isla Mayaguana, en el sudeste del archipiélago de las Bahamas, detalló el NHC, con sede en Miami (sudeste).

Hanna debería provocar lluvias de entre 100 y 200 mm en el centro y sudeste de las Bahamas y sobre las islas Turks y Caicos, con picos de 400 mm en algunos lugares.

“Un nuevo fortalecimiento está previsto para las próximas 24 horas”, según el NHC.

Hanna, que hasta ahora era una tormenta tropical, atravesó el viernes el oeste de Jamaica.

Según los pronósticos, el huracán debería alcanzar la costa de Estados Unidos para el viernes, a la altura de Carolina del Sur y de Georgia (este), y sería el segundo huracán para el país en la misma semana.


Cuba: Huracán de trabajo tras azote del Gustav
Mientras, los cubanos enfrentan ahora un “huracán de trabajo” para recuperarse de los considerables daños que provocó Gustav al atravesar Cuba el sábado, aunque no dejó víctimas, destacó este lunes el vicepresidente Carlos Lage.

“Estamos viendo ahora el otro huracán, el huracán de trabajo del pueblo” de la Isla de la Juventud, dijo Lage, al recorrer esa ínsula ubicada al sureste de La Habana, impactada por Gustav el sábado.

Cuba retornaba lentamente a la normalidad luego de que Gustav la atravesara por la Isla de la Juventud y por la occidental provincia de Pinar del Río, con vientos de 240 km/h, dejando grandes destrozos.

“Es duro, sin dudas es duro ver tanto daño, pero no nos vamos a desanimar por eso. El país va a dar los recursos necesarios y como otras veces nos vamos a levantar”, dijo Lage.

Hay “daños severos en el sistema eléctrico, (está) prácticamente en el suelo el sistema eléctrico de la isla, daños muy fuertes en la vivienda”, aseguró, tras señalar que “en unas horas el huracán nos dejó años de trabajo”.

En un artículo publicado este lunes, el ex presidente cubano Fidel Castro, alejado desde hace dos años del poder por enfermedad, estimó que será lenta la recuperación. “La tarea que tenemos por delante exige tiempo y experiencia”, advirtió.