•   Corresponsal Costa Rica  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

El abogado de la madre de Natividad Canda, Luís Fernando Sáenz, solicitó al jurado que lleva el juicio por la muerte del nicaragüense, doce años de prisión en contra de los ocho oficiales que estuvieron presentes el día del hecho atroz por el delito de homicidio simple culposo.

Mientras que para el guarda que cuidaba el taller el 10 de noviembre del 2005, Luís Guillermo Hernández, solicitó dos años de pena carcelaria por el mismo delito.

Lo anterior fue parte de la exposición conclusiva que planteó al jurado en Cartago, el abogado Sáenz, sin embargo horas antes, el representante del Ministerio Público pidió la absolución de los policías que anteriormente eran acusados por esta misma entidad, por homicidio simple por omisión impropia.

Fiscal cambia de posición
De forma radical en su exposición conclusiva, el fiscal Róger Mata, solicitó al jurado exonerar a los policías, Erick Sánchez y Asdrúbal Luna, por la muerte del nicaragüense en un taller de la Lima de Cartago.

El cambio no fue bien visto por uno de los tres abogados que paralelamente llevan una querella en contra de eso dos policías, seis efectivos más y otras cuatros personas. Incluso comentó que es posible que “haya recibido instrucciones de arriba” para darle vuelta a su acusación inicial puesto que existen muchos intereses de por medio por tratarse de un caso complejo.

Luís Fernando, mostró su sorpresa por el cambio del fiscal, pero mantiene la confianza de que el jurado emitirá una sentencia condenatoria, principalmente porque el mismo fiscal evidenció la responsabilidad que el Estado tiene en la omisión de actuación de los policías.

“Nuestra querella se mantiene firme y más bien lo expuesto por el fiscal le da más base a nuestra acción civil (resarcitoria). Confiamos en que haya sentencia condenatoria”, declaró Sáenz.

El fiscal del Ministerio Público, justificó el cambio porque estima que no había certeza de que los efectivos pudieron evitar el resultado trágico por las circunstancias en que los policías desarrollaron sus acciones.

Culpa al Estado
En su giro inesperado, Mata enrumbó sus señalamientos en contra del Estado costarricense (sin presentar acusación) y dejó más que claro que Canda estuvo sometido al menos dos horas por los rottweiler.

Mata evidenció que el Estado costarricense es el culpable por no haber preparado a sus oficiales para este tipo de situación y no dotarlos de los equipos necesarios.

El funcionario, excusó a los policías por considerar que la preparación que reciben es precaria, que se necesitaba a un francotirador para un tiro preciso, poca iluminación, no se demostró si las armas de los policías funcionaban bien y que el Estado adolece de una entidad que establezca coordinación entre los grupos de socorro y la policía.

“Es reprochable para el Estado que no prepare bien a los policías, es una situación deprimente el entrenamiento que le brinda. Pretender que oficiales sin preparación accionen de forma efectiva es ilógico. No es disparar por disparar”, expuso Mata.

Además reiteró que a pesar del dictamen perital del OIJ que indica que al menos en dos ocasiones pudieron disparar a los perros, eso no garantizaban que el resultado hubiera sido positivo por el tiempo en que Canda estuvo a merced de los canes.

“(Para) omisión impropia es necesario que el agente no impida el resultado de una acción”, explicó y que en este caso no se puede comprobar que hubiese sido acertada su actuación, sobretodo porque la médico forense declaró que al nicaragüense se le aplicó sangre al ingresar al hospital, pero como un mero trámite protocolario ya que era difícil que sobreviviera por las lesiones causadas por unos 200 mordiscos de los perros.

Este martes continúa el proceso conclusivo y los representantes de doña Juana esperan que el jurado no valore la absolución que pidió el fiscal para los dos policías.

lmendoza@elnuevodiario.com.ni